AFP internacional

Un médico revisa los historiales de unos pacientes el 13 de marzo de 2017 en un centro sanitario en Filadelfia (EEUU)

(afp_tickers)

La tasa de desempleo de Estados Unidos cayó al 4,5% en marzo, su nivel más bajo en casi diez años, pero la creación de plazas de trabajo retrocedió inesperadamente, según las cifras del Gobierno de Donald Trump publicadas este viernes.

Después de meses de inyectar nuevos empleos a un ritmo estable, la mayor economía del mundo sumó solo 98.000 nuevos empleos, después de que el mes previo creara 219.000 plazas (cifra revisada a la baja), según el Departamento del Trabajo.

Se trata de cifra más débil en diez meses.

Los analistas esperaban que la tasa de desempleo se mantuviera estable en el 4,7%, en tanto pronosticaban la creación de 180.000 puestos de trabajo.

Con el resultado de marzo, el promedio mensual de creación de empleos en el primer trimeste del año se redujo a 178.000.

El clima más frío en marzo y el ingreso de nuevos trabajadores al mercado pueden explicar la dicotomía entre la fuerte caída de la tasa de desempleo -que afecta a 7,2 millones de personas- y la tasa de nuevas contrataciones.

Se requiere la creación de unos 100.000 nuevos trabajos al mes para que la tasa de desempleo no aumente, tomando en cuenta la evolución de la población.

El decepcionante número de empleos creados se debe "en primer lugar a las condiciones climáticas", estimó el economista Paul Asworth, de la firma Capital Economics.

"Después del clima excepcionalmente moderado en enero y febrero, que impulsó la creación de empleo más allá del umbral de los 200.000, lo terminamos pagando en marzo, cuando las temperaturas se normalizaron para la estación", explicó.

- Efecto en la inflación -

La tasa de desempleo llega antes de lo previsto al 4,5%, que es lo que preveía la Reserva Federal (Fed) para 2017 y que corresponde casi al pleno empleo, es decir, la tasa de desempleo "friccional", que incluye a los que están desocupados entre un empleo y otro, sin recalentar los salarios.

"Para la Fed, la tasa de desempleo es el árbitro último de la estrechez del mercado de trabajo y la perspectiva de que siga bajando hasta el 4% puede provocar un poco de preocupación", estimó Ian Shepherdson, jefe economista de Pantheon Macroeconomics.

Una baja tasa de desempleo puede provocar una aceleración de la inflación a través de los aumentos salariales necesarios para llenar las vacantes. Eso conduciría a la Fed a elevar pronto las tasas de interés para frenar la aceleración de la inflación.

La creación neta de empleos se mantuvo en marzo en la minería (+11.000 puestos por segundo mes consecutivo), un sector, sobre todo el del carbón, favorecido por las medidas del Gobierno de Donald Trump.

El sector servicios siguió siendo el más dinámico, pero creó en promedio menos nuevos empleos (61.000) que el mes precedente.

El comercio minorista suprimió empleos (-30.000 en los últimos dos meses) y el manufacturero creó 28.000 nuevos puestos de trabajo, contra 96.000 en febrero.

Aquellos que tienen trabajos a tiempo parcial todavía son 5,6 millones.

La tasa de participación en el empleo, que cuenta a las personas que trabajan o buscan activamente trabajo, se mantuvo en el 63%, la cifra más alta desde marzo de 2014.

AFP

 AFP internacional