AFP internacional

Familia y amigos de los fallecidos en una explosión pirotécnica despiden a sus seres queridos en el pueblo de San Isidro, en el estado mexicano de Puebla, el 9 de mayo de 2017

(afp_tickers)

El apacible pueblo rural de San Isidro, en el centro de México, se fundió en un llanto desesperado la noche del martes cuando sus habitantes, desconsolados, vieron llegar los ataúdes de 14 de los suyos, 11 de ellos niños, un día después de que murieran por una explosión pirotécnica.

Los rezos del sacerdote, que desde la explanada de la pequeña capilla de la localidad buscaban calmar el dolor de los deudos, quedaron sepultados por un abrumador clamor de gemidos y gritos. No había paz ante lo irremediable.

"Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores", se escuchaba decir al sacerdote a través de las bocinas instaladas para el funeral comunitario, mientras madres, hermanos y abuelas lloraban sobre los féretros. Algunos encendían velas, otros se abrazaban vencidos.

La parquedad y contención de las más de tres horas de espera para la llegada de los féretros, que venían desde ciudades vecinas del estado de Puebla, donde se realizaron los trámites forenses, se transformó de súbito en una dolorosa catarsis colectiva.

Los ataúdes, blancos y pequeños, hacían aún más demoledora la tragedia al evidenciar la corta edad de la mayoría de las víctimas. Que ocurriera justo una semana antes de su fiesta patronal, el 15 de mayo, fecha de alegría por excelencia, fue sentido como una puñalada.

- Un festejo quebrado -

"Cuando hay fiesta, ellos dicen que se van a divertir... Nunca pensaron lo que iba a suceder", cuenta Lucía Nanco, una campesina de 51 años, flanqueada por su joven nieta que la observa callada.

"Esta niña se quedó conmigo porque esta es a la que se le murió su papá", precisa.

El hijo de Lucía, Pablo Luna, de 27 años, es uno de los tres adultos fallecidos en la explosión que redujo a escombros una vivienda.

Los cuerpos tuvieron que ser rescatados con ayuda de maquinaria pesada debido al alto grado de destrucción de la casa, que no resistió la explosión simultánea de millares de petardos y fuegos de artificio almacenados en su interior, cara a la gran fiesta del próximo lunes, comentó un policía que vigilaba el perímetro.

Unas planchas casi completas de lo que debió ser el techo de la casa eran los únicos restos reconocibles, además de algunas prendas de vestir.

A diferencia de otros accidentes letales en México, la pirotecnia acumulada en el inmueble no era producto de ninguna actividad ilegal.

El mayordomo y los tesoreros eran los únicos que poseían este material al ser parte de la directiva de la celebración, explica Baldomero Luna, habitante de la vecina comunidad de San Antonio.

"Estaban conviviendo, tomándose un vasito de refresco, un taco y los niños pues se acercan, o sea, como de costumbre, porque es una tradición cultural", señala el campesino, de 59 años.

- Siempre libres y jugando -

"Se sintió el movimiento del estallido, se movió la tierra", recuerda Luna, que perdió a su cuñado y a un sobrino en el accidente. Su hermana y otra sobrina están por ahora hospitalizadas en la capital del estado.

En total, hay 22 heridos por la explosión, tres de ellos se encuentran en estado crítico, según el presidente municipal de Chilchotla, Valentín Medel, que afirma que la población infantil de esta comunidad es muy numerosa.

"Aquí, cuando hay una reunión, un encuentro social, los niños son libres y siempre andan jugando. Es una comunidad de alta marginación donde hay (gran) número de población de pequeños. Aquí por promedio de familia tienen entre seis y 10 hijos", asegura.

Los habitantes de San Isidro, San Antonio y otras comunidades aledañas pertenecientes a Chilchotla esperaban para dentro de 10 meses la autorización estatal para inaugurar un nuevo cementerio municipal.

Ante la tragedia, el gobernador de Puebla, Antonio Gali Fayad, aceleró el martes la tramitación del permiso. Un sacerdote local, acompañado de centenares de habitantes, ofició una misa en el sitio del camposanto, ubicado en lo alto de una colina, para bendecirlo y recordar a las víctimas.

"Nadie se esperaba esto, pero ya aquí se van a sepultar, por eso vino el padre a echar la bendición. Ya todos se van a sepultar aquí", repite Luna.

AFP

 AFP internacional