Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un asta con las banderas del Reino Unido y la Unión Europea, el 25 de marzo de 2017 frente al Parlamento británico, en Londres

(afp_tickers)

El cariz que tomaron las elecciones británicas, con un resultado más apretado de lo previsto, preocupa a la Unión Europea (UE), que teme el impacto de una falta de mayoría absoluta en Reino Unido en las negociaciones del Brexit, gane quien gane.

La amenaza de ver las negociaciones de divorcio fracasar centra la atención de Bruselas, que en un primer momento celebró la convocatoria de estos comicios anticipados ya que podía conducir a un liderazgo fuerte en Londres, capaz de realizar concesiones durante el Brexit.

Y en concreto, estas concesiones podrían abarcar la espinosa cuestión de la factura a pagar por Londres con su marcha, que según las estimaciones sería de entre 50.000 millones y 100.000 millones de euros, y los derechos de los ciudadanos europeos en Reino Unido.

Los primeros sondeos apuntaban a una victoria amplia. Cuando la primera ministra, la conservadora Theresa May, convocó en abril los comicios anticipados, gozaba de 20 puntos de ventaja, pero su rival, el laborista Jeremy Corbin, consiguió reducirla a un punto tras la campaña electoral, según una encuesta reciente.

Aunque muchos en Bruselas confían todavía en la continuidad de May al frente del Gobierno británico, temen que si registra una débil mayoría el ala euroescéptica de su Partido Conservador gane peso y presione para un 'Brexit duro', una marcha sin acuerdo con sus socios.

"Una falta de acuerdo es posible, efectivamente", reconoció a la AFP una fuente europea, que consideró también probable un "choque" tras el inicio formal de las negociaciones del Brexit, que los europeos esperan comenzar el 19 de junio, unos días después de los comicios británicos.

- A la expectativa -

En plena campaña electoral, con amenazas de una salida sin acuerdo por parte del ministro para el Brexit, David Davis, el negociador europeo del divorcio, Michel Barnier, ya advirtió a Londres de los riesgos de concretizarlas.

"Yo aconsejaría a todo el mundo de explicar bien las consecuencias de una falta de acuerdo", sugirió Barnier, quien no quiere imaginar "una ruptura de las negociaciones" de divorcio, que implicaría además no cerrar un futuro acuerdo de libre comercio entre los 27 y Reino Unido.

Para Andrew Duff, analista del European Policy Centre, con sede en Bruselas, Reino Unido y la UE se arriesgan a ver sus posiciones "oponerse diametralmente", lo que debería empujar a Bruselas a prever un plan B. "Si se sigue así, las discusiones [podrían] fracasar", escribe en un estudio.

Un diplomático europeo, con experiencia en las negociaciones internacionales, subraya además que es imposible para la UE anticipar la estrategia de Reino Unido mientras no se siente a la mesa de las negociaciones.

"Todo el mundo está a la expectativa", señala Amandine Crespy, del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad Libre de Bruselas (ULB).

A su juicio, en caso de victoria de May, "el discurso de un 'Brexit duro'" podría sacar a la luz "sus límites". "Si ella es demasiado rígida se le reprochará, ya que quizás se vea obligada a ceder en algunos puntos", apunta la investigadora.

Y si el jefe de la oposición se impone en los comicios, la situación se vuelve todavía más incierta. Para Crespy, "sería interesante, ya que se deberían barajar de nuevo las cartas", si bien el izquierdista Corbyn dijo que respetaría la decisión de los británicos de abandonar la UE.

- Una UE "muy ocupada" -

A la espera del resultado de las elecciones, la UE juega la carta de la unidad de los 27 y reitera que las negociaciones del Brexit no la apartarán de su voluntad de reconstruirse, tras años de crisis y de auge del euroescepticismo.

"La UE ha estado muy ocupada en estos últimos días con otros asuntos", como el presidente estadounidense, Donald Trump, o la cumbre con China, indicó otra fuente europea.

La mano derecha de Jean-Claude Juncker, Martin Selmayr, declaró incluso recientemente que el presidente de la Comisión Europea sólo dedicaba media hora a la semana al Brexit.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP