Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos tubos de acero para cargar en buques para exportarlos a otros países, almacenados en Lianyungang, en el este de China, el 1 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

La Comisión Europea anunció este viernes la apertura de tres investigaciones contra la importación de productos de acero de China, para determinar si ingresan al mercado de la Unión Europea por debajo del coste de su producción.

Igualmente, la Comisión impuso un arancel contra Rusia y China por otras investigaciones 'antidumping'.

La industria siderúrgica europea, perjudicada a nivel mundial por un sector en caída libre, lanzó una batalla contra las importaciones de acero de China. La semana pasada, el primer productor mundial de acero, ArcelorMittal, acusó a China por una colosal pérdida en 2015 de casi 8.000 millones de dólares.

"No podemos permitir la competencia desleal de importaciones artificialmente baratas que amenazan nuestra industria. Estoy determinada a usar todas las medidas posibles para garantizar que nuestros socios comerciales cumplen las mismas reglas del juego", dijo la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, citada en un comunicado.

En el mismo comunicado, la Comisión Europea anunció que imponía a partir de este viernes un "arancel antidumping provisional" de entre 13,8% y 16% a las bobinas de acero laminadas en frío provenientes de empresas chinas, y de 19,8% a 26,2% para empresas rusas.

La UE tiene ahora "37 medidas de defensa comercial" por la importación de productos de acero mientras que nueve investigaciones continúan su curso, señaló la Comisión en un comunicado.

Las investigaciones iniciadas este viernes son por la importación de tubos sin soldadura, chapas gruesas y bobinas de acero laminado en caliente sobre las que sospecha que China procede a un "dumping".

El próximo lunes, el sector de la siderurgia europeo organiza una gran manifestación en Bruselas contra el reconocimiento de China como economía de mercado, debatido actualmente en el bloque.

A fines de año, la Organización Mundial del Comercio (OMC) debe decidir si otorga ese estatuto a China. Este cambio de categoría complicaría la adopción de medidas antidumping, lo que inquieta en Europa.

En una carta dirigida a la Comisión Europea, los ministros de Economía de Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Polonia, Bélgica y Luxemburgo instaron a Bruselas a recurrir a todos los medios disponibles para "luchar contra el comercio desleal" y "garantizar las condiciones de una competencia equitativa".

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, pidió a fines de enero a su homólogo chino Gao Hucheng que Pekín tomase medidas para reducir su capacidad de producción, amenazando con la apertura de procedimientos antidumping.

La funcionaria destacó que las exportaciones de acero de China, que concentra la mitad de la capacidad mundial de producción, aumentaron un 50% en 2015, en un mercado saturado, provocando la destrucción de miles de empleos.

China ya señaló su intención de recortar su capacidad de producción de acero en 150 millones de toneladas durante los próximos cinco años, aunque los analistas estiman que su exceso de producción es de 340 millones de toneladas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP