Las autoridades europeas detectaron una "actividad de desinformación continua y sostenida por parte de fuentes rusas" durante las elecciones europeas, cuyo objetivo era influir a los electores para que no participaran en los comicios, indicó el viernes un informe de la Comisión Europea.

Antes de las elecciones de mayo, los responsables europeos ya advirtieron que Rusia podría organizar campañas de noticias falsas y pidieron a los Estado miembros así como a redes sociales como Facebook o Twitter que hicieran todo lo posible para evitarlo.

Sin embargo esta movilización no permitió evitar "una campaña de desinformación transfronteriza específica por parte de fuentes exteriores".

Esa campaña tenía como objetivo las elecciones europeas, indicaron las autoridades de Bruselas al presentar el informe.

"Las pruebas reunidas revelaron una actividad de desinformación continua y sostenida por parte de fuentes rusas con el objetivo de limitar la participación electoral e influir en las preferencias de los electores", indica el informe.

Esta actividad, cuyos autores no están claramente identificados en el documento, incluía "una amplia gama de temas, desde cuestionar la legitimidad democrática de la Unión hasta explotar debates públicos conflictivos sobre cuestiones como la inmigración o la soberanía".

"Hubo una tendencia constante por parte de estos actores malintencionados de utilizar la desinformación para promover puntos de vista extremos y polarizar los debates locales, incluyendo ataques sin fundamento contra la UE", según el informe.

El comisario europeo de Seguridad, Julian King, puso como ejemplo en rueda de prensa una campaña que impulsaría al partido ultraderechista español Vox, que logró 3 de los 54 eurodiputados en liza en España y se integrará en el grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (CRE) en la Eurocámara.

"En España, descubrimos una red coordinada en Twitter –mezcla de bots y cuentas falsas– con el objetivo de impulsar 'hashtags' antiislam y amplificar el apoyo al partido populista de derechas Vox", aseguró.

- El 'Estado profundo' -

Entre otros ejemplos, el informe habla del incendio de la catedral de Notre-Dame de París en abril, que habría sido utilizado para difundir la idea de "un declive de los valores occidentales y cristianos" en Europa.

También el caso de corrupción que afectó a la extrema derecha en Austria fue presentado por las fuertes rusas como una manipulación del llamado "Estado Profundo" ("Deep State") y de los "servicios de seguridad alemanes y españoles".

"El número de casos de desinformación atribuidos a fuentes rusas dobló desde enero comparado con el mismo periodo del año pasado", de 400 a mil, dijo King a la prensa.

Por su parte la comisaria de Justicia, Vera Jourova, dijo que las manipulaciones no suponen "un Big Bang" por su magnitud pero que sí que hubo "olas de desinformación para las que existen sospechas de que son de origen ruso sin que exista prueba de ello".

Sin embargo los "actores malintencionados" no solo vienen del exterior sino que también hay "actores políticos nacionales", indica el informe.

La Comisión se felicitó en particular de la cooperación con compañías como Google, Twitter y Facebook gracias a un código de buenas prácticas firmado en 2018.

Los gigantes de internet "han hecho progresos en transparencia de la publicidad de tipo político", dijo la Comisión, aunque aseguro que "Google y Twitter tiene que recuperar su atraso".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes