Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en una reunión en Estonia, el 7 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, advirtió este lunes contra una "interferencia extranjera" en Líbano, sumido en una nueva crisis política tras la dimisión de su primer ministro Saad Hariri y su marcha a Arabia Saudita.

"Esperamos que no haya ninguna interferencia extranjera (...) y creemos que es esencial impedir la importación a Líbano de los conflictos, dinámicas y tensiones regionales, que deben permanecer fuera del país", dijo Mogherini el término de una reunión de cancilleres de la nión Europea (UE).

La Alta Representante, que anunció una reunión el martes en Bruselas con el canciller libanés Gebran Bassil, consideró importante que "todas las fuerzas políticas se concentren en Líbano" y en sus ciudadanos y que "trabajen juntos para impedir cualquier escalada en el país".

Su llamado sigue la estela de las preocupaciones expresadas por cancilleres de la UE como el francés Jean-Yves Le Drian, quien advirtió contra una "injerencia" en Líbano, un país que, para su par alemán Sigmar Gabriel, "no debe convertirse en un juguete de (...) Siria, Arabia Saudita u otros".

Saad Hariri, de confesión sunita y con doble nacionalidad líbano-saudita, aseguró el domingo que pensaba "volver pronto" a su país y afirmó que estaba "libre" en Arabia Saudita, donde se encuentra desde su dimisión el 4 de noviembre.

En declaraciones a la cadena de televisión Future, el jefe de gobierno dimisionario urgió de nuevo a Irán, una potencia chiita, a no injerirse en los asuntos de Líbano y de los países árabes.

Unas horas antes, el presidente libanés, Michel Aoun (cristiano maronita), había considerado que "la libertad de Hariri fue restringida" en el reino del Golfo, mientras que la clase política libanesa planteó sus dudas acerca de su libertad de movimiento.

El anuncio de su dimisión, con críticas al control de Irán y del Hezbolá chiita libanés (miembro de su gobierno y cercano a Teherán) en los asuntos internos de su país fue rápidamente percibido como un nuevo diferendo entre la sunita Arabia Saudita e Irán.

Ambas potencias de Oriente Medio ya están enfrentadas en otros asuntos regionales, como las guerras de Yemen y Siria.

El viernes, el jefe de Hezbolá, Hasan Nasralá, había acusado a Arabia Saudita de tener "detenido" a Hariri. El responsable aseguró que su dimisión había sido dictada por Riad.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP