Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Bélgica acusó a Holanda de haber tratado a la ligera una información anónima recibida en noviembre de 2016 sobre el uso de fipronil en las granjas holandesas

(afp_tickers)

La Unión Europea (UE) convoca una reunión con los países afectados por la crisis de los huevos contaminados con fipronil, que afecta ahora a 15 países y traspasa las fronteras de Europa, con productos detectados en Hong Kong.

"Debemos trabajar juntos para extraer las lecciones necesarias y avanzar, más que perder energía señalando culpables", sentenció este viernes el comisario europeo de Salud, Vytenis Andiukaitis, pidiendo así a los países concernidos dejar de echarse la culpa.

El comisario europeo convocó una reunión de ministros y representantes de las agencias de seguridad alimentaria en todos los países de la UE implicados, "en cuanto la totalidad de los hechos esté a nuestra disposición". Esta reunión se celebrará el 26 de septiembre.

Alemania y Francia -donde algunas granjas están directamente bloqueadas- reprendieron severamente a Bélgica y Holanda. En estos dos países, más de 200 granjas de gallinas ponedoras fueron contaminadas después de desinfectar con productos con fipronil, un insecticida cuyo uso está estrictamente prohibido en el sector avícola.

Bélgica acusó a Holanda de haber tratado a la ligera una información anónima recibida en noviembre de 2016 sobre el uso de fipronil en las granjas holandesas.

"En cualquier crisis se cometen errores. Es claramente el caso de ésta", reconoció el jueves la ministra holandesa de Sanidad, Edith Schippers. "Pero no había ningún indicio de que el fipronil se encontrase en los huevos en ese momento", añadió, para explicar por qué las autoridades no realizaron controles desde finales de 2016.

- Huevos bio contaminados -

El escándalo, que salió a la luz la semana pasada con la retirada de millones de huevos de supermercados alemanes y holandeses, se gestaba desde hacía varios meses.

Francia afirmó que más de 200.000 huevos contaminados con fipronil se pusieron en venta en el mercado francés "desde abril". En Bélgica, la agencia de seguridad alimentaria remonta a enero de 2017 sus controles de los criaderos bloqueados desde el estallido de la crisis, según Danny Coulier, jefe de la organización representante del sector avícola.

El desencadenante del caso fue la utilización del fipronil por empresas de desinfección que intervinieron en granjas de Holanda, Bélgica y Alemania. Igualmente, una granja en el norte de Francia está bloqueada.

Según la Comisión Europea, se distribuyeron huevos supuestamente contaminados, frescos o líquidos destinados a la industria alimentaria, en Suiza, Hong Kong y en Francia, Suecia, Reino Unido, Austria, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia y Dinamarca. En total, 15 países de la UE están afectados por el escándalo.

Hong Kong "indicó haber encontrado huevos que venían de Holanda contaminados de fipronil", precisó el Ejecutivo europeo.

Este viernes, las autoridades polacas anunciaron haber hallado unos 40.000 huevos contaminados importados de Alemania, señalando sin embargo que estos huevos no se pusieron a la venta en las tiendas y serían destruidos o reenviados al proveedor alemán.

El jefe de los servicios de inspección sanitaria polaco precisó que las autoridades de Polonia fueron advertidas gracias a un sistema de alerta rápida de la UE.

Los huevos bio tampoco se libran, ya que el desinfectante con fipronil utilizado ilegalmente en Bélgica y en Holanda era presentado como un producto natural por las empresas que lo comercializaban.

- No hay "riesgo alto" -

En el plano judicial del escándalo, dos dirigentes "de la empresa que probablemente aplicó el producto en los criaderos avícolas" fueron detenidos el jueves en Holanda. Según los medios holandeses, se trata de la empresa ChickFriend, ampliamente cuestionada por el sector.

Las autoridades procedieron en Holanda a ocho allanamientos y la justicia también tiene en la mira "al comerciante" que distribuyó el fipronil en el país.

En Bélgica se realizaron 11 allanamientos en el marco de la investigación, que apunta ahora a 26 personas y empresas sospechosas.

Cerca de 6.000 litros "de productos prohibidos" -fipronil, según los medios- fueron incautados en julio en una empresa belga, informó la fiscalía de Amberes (norte). La empresa fue identificada por la prensa como el distribuidor de productos sanitarios para la ganadería Poultry-Vision, en el origen del escándalo con ChickFriend.

En principio, los huevos contaminados presentan riesgos limitados para la salud del consumidor, ya que las dosis de fipronil potencialmente ingeridas se mantienen muy por debajo de las cantidades consideradas como nocivas.

"La cantidad máxima de huevos [contaminados] que se pueden consumir varía de uno [para un niño de uno a tres años] a diez al día [para un adulto]", "sin exponerse a un riesgo alto", consideró la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación (ANSES) de Francia.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP