Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una bandera europea frente al edificio de la Comisión en Bruselas, el 16 de junio de 2015

(afp_tickers)

La Comisión Europea acusó este lunes a Bélgica de otorgar un régimen fiscal ventajoso para empresas multinacionales que las exonera fiscalmente de sus beneficios excedentarios, por lo que reclama a unas 35 compañías que devuelvan unos 700 millones de euros.

Este es el último episodio de la cruzada que inició la Comisión Europea contra la evasión fiscal de las multinacionales en el Viejo Continente, comenzada con las revelaciones del escándalo LuxLeaks en noviembre de 2014 que la obligó a ampliar sus investigaciones a todos los Estados miembros.

En la mira de las investigaciones están los llamados "tax rulings", o decisiones fiscales anticipadas, un mecanismo legal que permite a empresas multinacionales reducir la imposición a sus ingresos mediante acuerdos con la administración fiscal de un país.

El Ejecutivo comunitario, a cargo de velar por el respeto de la legislación europea, considera estas ventajas como ayudas de Estado ilegales.

La Comisión ya condenó el régimen fiscal que acordaron Luxemburgo y Holanda a, respectivamente, Fiat y Starbucks. Abrió además investigaciones por el régimen fiscal acordado a Apple en Irlanda y a McDonald's y Amazon en Luxemburgo.

En el caso de las disposiciones en Bélgica, "la Comisión Europea concluyó que el régimen belga de exoneración de beneficios excedentarios es ilegal desde el punto de vista de las reglas de la Unión Europea (EU)sobre ayudas estatales", indicó la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, en conferencia de prensa.

El régimen, vigente desde 2005 hasta que la Comisión anunció la apertura de una investigación en febrero de 2015, da la posibilidad a empresas multinacionales de deducir ingresos denominados "excedentarios" de su base imponible.

Estos son beneficios registrados en las cuentas de la entidad belga pero generados de sus actividades en otros países. Previo acuerdo con las administración fiscal belga a través de una decisión fiscal anticipativa (o "tax ruling"), la empresa en cuestión podía recurrir a este dispositivo.

- Deducciones de 50% a 90% -

Según la Comisión "la base imponible de las empresas concernidas se redujo de 50% a 90%" deduciendo los beneficios "excedentarios" por su "presunta pertenencia" a un grupo multinacional. Las empresas belgas no pueden beneficiarse de este dispositivo.

El ministro de Finanzas belga, Johan Van Overtveldt, dijo que esperaban esta decisión y que habían suspendido la firma de este tipo de acuerdos en el marco del programa bautizado "Only in Belgium" cuando comenzó la investigación de la Comisión.

"No excluimos ninguna opción. Incluso la posibilidad de apelar la decisión", indicó el ministro citado en un comunicado.

Según la Comisión, "al menos 35 multinacionales, principalmente establecidas en la Unión Europea, se beneficiaron de este régimen y deben ahora devolver los impuestos impagos a Bélgica". Pero no citó las empresas.

Fuentes cercanas al caso indicaron no obstante que entre éstas se encuentran el gigante británico del petróleo, British Petroleum, el grupo alemán químico BASF o el operador de telecomunicaciones belga Belgacom.

El gigante belgo-brasileño de la cerveza, AB InBev, que selló la compra de la británica SABMiller por 121.000 millones de dólares, figura entre las empresas en la mira.

Una portavoz de AB InBev dijo que aunque la "compañía esté decepcionada por la decisión, está segura de que el 'tax ruling' [que selló con la administración belga] es conforme a la legislación europea" y señaló que la empresa "siempre cumplió con la legislación fiscal belga e internacional".

Según la Comisión Europea, el monto que debe recuperar el fisco belga por los acuerdos que pasó con "al menos" 35 multinacionales asciende a 700 millones de euros.

Esta disposición fiscal fue instaurada en Bélgica durante el gobierno del exprimer ministro y actual eurodiputado Guy Verhofstadt, muy crítico durante la actual legislatura hacia la Comisión Europea dirigida por el exprimer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker desde que se reveló el escándalo de LuxLeaks.

El programa 'Only in Belgium' (Sólo en Bélgica) benefició "a algunos grupos multinacionales (...) principalmente europeos", señala la Comisión.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP