Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro francés, Manuel Valls, interviene durante una sesión de preguntas al gobierno en la Asamblea Nacional, el 24 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

La Unión Europea debe decir que "ya no le es posible" acoger tantos migrantes y "encontrar soluciones" para que quienes abandonan Siria sean asumidos por países vecinos, afirmó el primer ministro francés, Manuel Valls, en un encuentro con prensa europea.

Valls mantuvo un encuentro informal en el palacio de Matignon con periodistas de varios medios europeos, que publican este miércoles fragmentos de la conversación.

"Europa debe decir que ya no puede acoger tantos migrantes, es imposible", declaró Valls, palabras confirmadas por su equipo.

"El control de las fronteras exteriores de la Unión Europea es esencial para el futuro de la UE. Si no lo hacemos, los pueblos van a decir '¡basta de Europa!'", añadió.

En una reunión de ministros comunitarios de Interior, el pasado viernes en Bruselas, Francia presentó un plan, tras los sangrientos atentados de París, que defiende sobre todo unos controles reforzados en las fronteras de la UE y la creación de un registro intraeuropeo de pasajeros aéreos (PNR).

"Europa debe encontrar soluciones para que los migrantes sean acogidos en los países vecinos de Siria. De lo contrario, Europa pone en entredicho su capacidad para controlar con eficacia sus fronteras", estimó Valls.

La Comisión Europea adoptó el martes un marco jurídico para financiar una ayuda de la UE a Turquía, destinada a frenar el flujo migratorio a Europa, pero las discusiones entre países europeos se presentan difíciles para conseguir reunir los 3.000 millones de euros prometidos, según fuentes europeas.

El presidente francés, François Hollande, recibe este miércoles por la noche en el Elíseo a la canciller alemana, Angela Merkel, y la mañana del jueves al presidente del Consejo italiano, Mateo Renzi, antes de viajar a Moscú para reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Matignon puntualizó que las palabras del primer ministro no correspondían a entrevistas.

AFP