Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Empleados del fabricante alemán de automóviles Volkswagen, en una línea de ensamblado en la fábrica de la marca en Wolfsburgo, Alemania, el 21 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Los países de la Unión Europea (UE) acordaron el miércoles aumentar el tope de emisiones contaminantes de los coches diésel en las pruebas de homologación que se realizarán en condiciones de manejo reales, a pesar del escándalo Volkswagen.

La decisión, adoptada por un comité técnico a nivel ministerial, permitirá a la industria automotriz superar de manera permanente en un 50% los niveles de emisión actuales de óxido de nitrógeno (NOx), nocivo para la salud, a partir de 2020, según cifras publicadas por la Comisión Europea.

Esta decisión toma en cuenta "los límites técnicos" en la mejora de los motores diésel por una industria que emplea directamente a 12 millones de personas en la UE, por lo que su adaptación se hará en dos etapas en los próximos seis años, explicó la Comisión en un comunicado.

Los expertos convinieron que el régimen de pruebas de homologación de los motores en condiciones reales de manejo y en laboratorios comenzará en 2017 y en 2020 será obligatorio.

En una primera etapa, a partir de septiembre de 2017, los constructores tendrán un margen de tolerancia para las emisiones de óxido de nitrógeno de 110% para los nuevos modelos (2019 para los nuevos vehículos), lo que es más de dos veces el techo estipulado por la legislación europea actual de 80mg/km.

A partir de enero de 2020 la diferencia será reducida a 1,5 veces (50%) para todos los nuevos modelos (un año más tarde para todos los nuevos vehículos) de manera permanente.

Los constructores sostienen que adecuarse a este nuevo régimen de homologación tomará tiempo.

"El acuerdo hallado (el miércoles) sobre la diferencia autorizada entre el límite autorizado medida en condiciones reales de manejo y la medida en laboratorio [la actual] representa una disminución significativa en relación a la diferencia actual", que puede ser cuatro veces superior, señaló la Comisión.

El acuerdo se alcanzó en medio del escándalo escándalo Volkswagen, que estalló en septiembre al revelarse que el gigante alemán había instalado en millones de vehículos un software para falsear los datos de emisiones contaminantes de los motores diésel de varias de sus marcas.

"Esta vergonzosa y legalmente cuestionable decisión debe ser rechazada por el Parlamento Europeo", reaccionó Greg Archer, de la ONG Transporte y Medioambiente.

"Para los países fabricantes de autos el 'dieselgate' nunca existió. La contaminación con óxido de nitrógeno, la mayoría producida por vehículos diesel, causa muertes prematuras, asma y anomalías a los recién nacidos", dijo Archer citado en un comunicado.

AFP