Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La comisaria europea Margrethe Vestager da una rueda de prensa sobre el asunto de Fiat y Starbucks, este miércoles 21 de octubre en Bruselas

(afp_tickers)

La Unión Europea (UE) ordenó este miércoles a Fiat y Starbucks devolver ventajas fiscales indebidas por montos de hasta 30 millones de euros, en un fallo emblemático de la lucha contra la evasión fiscal.

"La Comisión Europea determinó que Luxemburgo y Holanda otorgaron ventajas fiscales selectivas a Fiat Finance y a Starbucks, respectivamente. Esas ventajas son ilegales respecto a las normas de la UE en materia de ayudas estatales", indicó el eEjecutivo comunitario en un comunicado.

La Comisión abrió una serie de expedientes contra varias multinacionales, entre ellas las gigantes tecnológicas estadounidenses Apple y Amazon, en el marco de las revelaciones a fines de 2014 del 'caso LuxLeaks', de evasión fiscal masiva en Luxemburgo gracias a pactos con las autoridades del país.

"Las normas europeas (...) exigen recuperar las ayudas estatales incompatibles con el mercado interno, a fin de reducir las distorsiones de la competencia", subraya la Comisión de Bruselas.

"Espero que esto haga reflexionar a las empresas y a las autoridades fiscales europeas", afirmó en una rueda de prensa la comisaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager.

Según el documento, "las ventajas competitivas indebidas que beneficiaron a Fiat y Starbucks" totalizan "de 20 a 30 millones de euros por empresa".

Los acuerdos de optimización fiscal usados de forma indebida eran de tipo 'rulings', que permiten a una empresa solicitar de forma anticipada las condiciones impositivas de un país de la UE para elegir el que le resulte más conveniente para instalarse.

"Ahora atañe a las autoridades fiscales luxemburguesas y holandesas determinar los montantes impositivos que deben recuperar, usando el método precisado por la correspondiente decisión de la Comisión", prosigue el comunicado.

El ministro de Finanzas luxemburgués, Pierre Gramegna, afirmó en un tuit que su país "desaprueba las conclusiones de la Comisión Europea en el caso Fiat" y que se reserva el derecho de apelar.

"Luxemburgo comprueba que la Comisión utilizó criterios inéditos para establecer que hubo supuestas ayudas estatales", pero "no demuestra la existencia de una ventaja selectiva", sostiene el ministro del Gran Ducado.

El Gobierno holandés se dijo por su lado "sorprendido" por la decisión y anunció próximas consultas con el Parlamento "sobre las medidas" que tomará, indicó el ministro de Finanzas, Eric Weibes.

El gigante cafetero Starbucks indicó que "comparte las preocupaciones del gobierno holandés sobre el hecho de que hay errores importantes en la decisión" y anunció que la apelará.

Las ONG expresaron en cambio su satisfacción por una decisión que, según Oxfam, debería "marcar el inicio de un proceso que ponga fin a las prácticas fiscales perjudiciales".

La organización urge en particular a Bruselas a "abrir una investigación exhaustiva sobre los 350 casos de evasión fiscal orquestados por las multinacionales, revelados por el escándalo LuxLeaks". Para la eurodiputada ecologista francesa Eva Joly, la Comisión solo trató hasta ahora "la punta del iceberg".

La comisaria Vestager se dijo decidida a proseguir su campaña contra la evasión. "Otros expedientes podrían abrirse si tuviéramos indicios de que las normas en materia de ayudas estatales no fueron respetadas", advirtió.

El 'caso LuxLeaks' estalló cuando el actual presidente de la Unión Europa, Jean-Claude Juncker, era primer ministro y ministro de Finanzas de Luxemburgo.

AFP