Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de la comisión europea, Jean-Claude Juncker, pronuncia su discurso durante el debate sobre la crisis de migración en el parlamento europeo en Estrasburgo, el 27 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Los dirigentes de la UE instaron a los Estados miembros del bloque a actuar "a la altura" de la crisis migratoria que "podría crear un seísmo en el paisaje político europeo", en un debate este martes en la Eurocámara.

"Debemos esmerarnos porque corremos el riesgo de no estar a la altura", insistió el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que enumeró los compromisos que los diferentes países de la Unión Europea tardan en concretar. Juncker criticó la lentitud con que se implementa el plan para repartir entre los miembros de la UE a los solicitantes de asilo llegados a Italia y Grecia. "La reubicación [por el reparto de los solicitantes de asilo] no funciona como debería", lamentó ante el pleno de la Eurocámara.

La crisis migratoria "es quizás el mayor desafío que hayamos visto en décadas", dijo por su parte Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, que agrupa a los jefes de Estado y de gobierno de los Estados miembros. Podría "destruir los logros como la libre circulación entre los miembros del espacio Schengen" y "provocar un seísmo en el paisaje político europeo", dijo. En este ámbito, "la situación se va a deteriorar", advirtió evocando "la nueva ola de refugiados que llegan de Alepo y de las regiones bombardeadas por los rusos en Siria" que provocaron el desplazamiento "de más de 100.000" personas.

Como Juncker, Tusk subrayó que los Estados miembros deben aportar rápidamente los recursos a las agencias europeas como Frontex, que coordina la protección de las fronteras exteriores de la UE. "Lo que hicimos el domingo debería haberse implementado espontáneamente", estimó Juncker en referencia a la minicumbre en Bruselas dedicada a decidir medidas para la "Ruta de los Balcanes", utilizada por decenas de miles de migrantes cada día. La necesidad de organizar reuniones de emergencia para que los Estados se hablen "muestra que la UE no está en su mejor forma", lamentó Juncker.

AFP