Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Billete de 500 euros junto a otros de 200 y 100 euros en París en 2001

(afp_tickers)

Los países miembros de la Unión Europea (UE) quieren que deje de circular el billete de 500 euros, utilizado en transacciones "poco honestas", par financiar el terrorismo y el lavado de dinero, antes que para hacer compras.

"Se lo utiliza más para disimular antes que para comprar", dijo a la prensa el ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, que participaba en Bruselas en una reunión con los 28 ministros de la UE. La denominación más alta de la moneda única "se usa más bien para facilitar transacciones que no son honestas", insistió.

La opinión de Sapin la compartió el ministro de Finanzas español, Luis de Guindos, estimando que "sería muy importante explorar la posibilidad de retirar los billetes de 500 euros". "En nuestra opinión es un instrumento que se utiliza para el blanqueo de capitales" y su retirada sería "fundamental (...) [para] la lucha contra el financiamiento del terrorismo", dijo.

Los 28 ministros de Finanzas saludaron el "plan de acción" de la Comisión Europea contra el financiamiento del terrorismo presentado el 2 de febrero y pidieron una decisión sobre esta denominación.

Este "plan de acción" fue pedido por París tras la ola de atentados que azotaron Francia en 2015.

Este viernes los ministros "llamaron a la Comisión a explorar las restricciones apropiadas sobre los pagos en efectivo que superen algunos techos y a lanzar con el Banco Central Europeo (BCE) una reflexión sobre las medidas que conciernen los billetes de alto valor, en particular los de 500 euros, tomando en consideración el análisis de Europol".

Los billetes de 500 euros representan 3% de la moneda en circulación y el 28% de su valor, según las estadísticas del BCE. Permiten transportar discretamente enormes sumas de dinero.

El director de la Oficina Europea de lucha contra el fraude (OLAF), el italiano Giovanni Kessler, que en el pasado investigó a la mafia italiana como fiscal, se pronunció recientemente a favor de dejar de usarlos.

El ministro alemán, Wolfgang Schäuble, no se pronunció sobre la utilidad o no de la desaparición del billete, dejando la decisión en manos del BCE. "Corresponde al Banco Central decidir y no comento esas decisiones", dijo.

Cuando comenzó a circular el euro en 2002, Alemania, apegada a sus billetes de 1.000 marcos, presionó para conservar una denominación de 500 euros, equivalente a su billete más alto.

Otros países como Francia se oponían. El billete de mayor circulación era entonces el de 500 francos, equivalente a 76 euros.

En una entrevista con el periódico francés Le Parisien del jueves, Benoit Coeuré, miembro del directorio del BCE, había declarado que la entidad monetaria tomaría "dentro de poco" una decisión sobre la eventual supresión del billete.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP