Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un empleado de una fábrica de lápices en la ciudad alemana de Nuremberg muestra unas minas el 18 de febrero de 2016

(afp_tickers)

El crecimiento en la zona euro se ve amenazado por "riesgos externos" como la desaceleración de China y por factores internos como el 'Brexit', estima la Comisión Europea, que rebajó su previsión de aumento del PIB en 2016 y 2017.

En sus previsiones económicas de primavera, publicadas este martes, la Comisión pronostica una expansión del PIB de la zona euro del 1,6% y del 1,7% en 2016 y 2017, respectivamente, una décima menos que en la anterior publicación en febrero.

"La recuperación económica continúa, pero el contexto mundial es menos favorable", estimó Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión, citado en un comunicado.

Según las previsiones de primavera, el crecimiento económico permanecerá "globalmente estable" en la mayoría de los miembros del bloque, aunque en la zona euro "seguirá siendo desigual", apuntó en una conferencia de prensa el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

Pero predomina una "gran incertidumbre" sobre estas previsiones por los riesgos exteriores, como la "desaceleración del crecimiento en los mercados emergentes, en particular China", que puede tener "repercusiones o una amplitud más fuerte de lo previsto".

La economía china, motor crucial para el crecimiento mundial, crecerá este año un 6,5% y un 6,2% en 2017, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), lejos del 6,9% registrado en 2015, que ya fue el porcentaje más bajo en un cuarto de siglo.

La incertidumbre geopolítica "sigue siendo elevada", señala la Comisión, con una amenaza más grave de lo previsto en las economías europeas. Pero también hay "riesgos vinculados a la evolución de la situación interior de la UE que son considerables", en especial "la incertidumbre del referéndum [del 23 de junio] sobre la permanencia de Gran Bretaña en la Unión".

- Demanda interna y reformas -

Según la Comisión, el "crecimiento dependerá de la demanda interna", ya que las exportaciones de la zona euro seguirán cayendo este año y la balanza comercial "será neutra en 2017".

De momento, las exportaciones, según la Comisión, continúan beneficiándose de la depreciación del euro, pero su recuperación podría dejar al bloque monetario "más vulnerable a los efectos de una desaceleración del crecimiento mundial", que según el FMI será este año de un "modesto 3,2%".

"Nuestras perspectivas de crecimiento dependerán cada vez más de las posibilidades que nos creemos para nosotros mismos", señaló Dombrovskis insistiendo en la necesidad de "intensificar esfuerzos en materia de reformas estructurales para remediar los problemas persistentes en numerosos países".

En el conjunto de la Unión Europea (28 miembros) la Comisión pronostica una expansión del PIB del 1,8% en 2016 y del 1,9% en 2017, este es para cada año una décima menos que en su anterior previsión.

Según la Comisión, los bajos precios de la energía seguirán pesando sobre la inflación. Si bien esta situación conviene a los hogares ya que "estimula sus ingresos disponibles reales", y por ende el consumo, la "intensidad" de este "impacto positivo" en la economía "debería disminuir progresivamente a medida que aumente el precio del petróleo".

En lo que queda de 2016, "la inflación se situará cerca de cero", lo que contraerá el índice a sólo un 0,2%, lejos del objetivo de mantener la evolución cerca pero inferior al 2%. Esto, a pesar de los esfuerzos del Banco Central Europeo (BCE), que mantiene sus principales tasas en mínimos históricos y lanzó operaciones de compra masiva de deuda para estimular la economía y el índice, lo que saluda la Comisión Europea.

"La progresión de los precios debería ser más marcada en el segundo semestre, dado que los precios de la energía aumentan progresivamente y que los precios interiores se recuperan por el efecto de la demanda interna", señala el Ejecutivo comunitario, estimando que en 2017 la inflación alcanzará el 1,4%.

En cuanto al desempleo, las previsiones vaticinan que caerá por debajo del umbral del 10% en 2017, cuando alcance un 9,9%. Este año, la Comisión estima que el desempleo será del 10,3% (en febrero las estimaciones eran del 10,5% en 2016 y del 10,2% en 2017).

Francia, Italia y España incumplen sus objetivos del Pacto de Estabilidad y de Crecimiento, que fijan un déficit máximo de un 3% del PIB y una deuda pública inferior al 60% en relación al producto bruto del país.

París está en el punto de mira por su déficit, que debe llevarlo al 3% o menos en 2017, año electoral en el que la Comisión estima que será un 3,2%.

El déficit español también capta la atención de Bruselas que estima que será este año del 3,9%, cuando Madrid debía alcanzar el 2,8%, y el año próximo del 3,1%.

Italia mientras tanto, tiene una deuda pública que va mucho más allá de lo que plantea el pacto, este año asciende al 132,7% en relación al PIB, en 2017 bajará al 131,8%.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP