Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Migrantes y refugiados de Siria e Irak cruzan la frontera entre Grecia y Turquía cerca de la localidad macedonia de Gevgelija, el 23 de febrero de 2016

(afp_tickers)

La tensión entre los países europeos aumentó este martes, cuando Grecia, desbordada por más de 100.000 llegadas de desplazados en los dos primeros meses del año, expresó su descontento con la UE, que respondió que está preocupada por la situación en los Balcanes y dijo que teme una "crisis humanitaria".

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, criticó este martes la falta de coordinación conjunta en el marco de la Unión Europea (UE) para abordar el reto de los desplazados. Su país está desbordado por la presencia de migrantes bloqueados en su territorio después de que los países de los Balcanes reforzaran sus fronteras

En una conversación con su par holandés, Mark Rutte, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE, Tsipras dijo que este endurecimiento del control de los flujos migratorios va en contra "de lo que se decidió por unanimidad durante la cumbre europea" de la semana pasada, indicó la oficina del jefe del Gobierno griego.

Desde enero, 102.000 desplazados han llegado a las islas griegas desde las costas de Turquía, lo que equivale a todas las llegadas registradas en el primer semestre de 2015, según los datos publicados este martes por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Por su parte, a Italia llegaron por mar unos 7.507 desplazados.

El ministro griego de Defensa, Panos Kammenos, dijo por su parte que llamó a su homóloga alemana, Ursula von der Leyen.

Desde Bruselas, el comisario europeo para Migraciones, Dimitris Avramopoulos, y el ministro holandés del ramo, Klaas Dijkhoff, afirmaron que están "preocupados" por la situación en los Balcanes.

"Estamos preocupados por los acontecimientos a lo largo de la ruta de los Balcanes y la crisis humanitaria que podría producirse en algunos países, en particular en Grecia", escribieron.

Desde el domingo, Macedonia se niega a dejar pasar por su territorio a los afganos provenientes de Grecia y que buscan llegar al norte de Europa.

Esta decisión, a la que se añade un mayor control de los exiliados que aún pueden entrar a Macedonia (iraquíes y sirios), puede dejar bloqueados en Grecia a miles de personas provenientes de Turquía.

Según las autoridades griegas, este endurecimiento de los controles resulta de una decisión conjunta tomada el 18 de febrero en Zagreb por la policía de los países de la ruta de los Balcanes (Serbia, Croacia, Eslovenia, Macedonia y Austria).

Atenas también criticó que su país no esté invitado a una reunión el miércoles en la que ministros de Albania, Bosnia, Bulgaria, Kosovo, Croacia, Macedonia, Montenegro, Serbia y Eslovenia discutirán la situación.

Para Grecia, Austria está socavando los esfuerzos para llegar a una solución conjunta, aunque Viena respondió que la reunión ya estaba fijada y que el acta sobre su desarrollo será enviada a la UE.

- Cierre de la frontera belga -

Por su parte, Bélgica anunció que va a restablecer temporalmente los controles en la frontera con Francia, para hacer frente a una posible ola de llegadas de refugiados procedentes del campamento de Calais (Francia), en la costa del canal de la Mancha, donde se estima que hay 3.700 migrantes.

"Informamos a la Comisión Europea que vamos a derogar temporalmente Schengen", indicó en una conferencia de prensa el ministro belga de Interior, Jan Jambon, en referencia a las reglas de libre circulación por 26 países europeos.

Francia anunció que desalojará parte del campamento, donde miles de migrantes, en su mayoría originarios de África del este, Oriente Medio y Afganistán, esperan en condiciones muy precarias poder cruzar al Reino Unido.

Después, un tribunal administrativo de Lille, en el norte, admitió un recurso interpuesto por un grupo de migrantes y asociaciones, por lo que el desalojo del campo, conocido como 'La jungla', fue aplazado de facto.

El endurecimiento de los controles en el canal de la Mancha hizo que la ruta de los migrantes se desviara hacia el puerto belga de Zeebrugge.

"Queremos evitar a toda costa campamentos como el de Calais en Bélgica. Es una tema de mantenimiento del orden", declaró Jambon.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP