Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, el 1 de julio de 2016 en Bratislava

(afp_tickers)

La Comisión Europea urgió este miércoles a los países miembros a realizar más esfuerzos en la gestión de la peor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial, días antes de un controvertido referéndum en Hungría sobre los planes europeos de reubicación.

"Hemos progresado mucho desde el inicio de esta crisis", se felicitó el comisario europeo de Migración, el griego Dimitris Avramopoulos, quien pidió "no bajar la guardia" para que los planes europeos funcionen mucho mejor.

En septiembre de 2015, la Unión Europea adoptó un plan de reparto entre los países del bloque de 160.000 demandantes de asilo presentes en Italia y Grecia, con el objetivo de ayudarlos a gestionar los más de un millón de migrantes que llegaron a sus costas ese mismo año.

Este plan, que establece cuotas por países dependiendo de su tamaño y su situación económica, fue rechazado por las naciones del este del bloque, pero las favorables a él tampoco han hecho grandes esfuerzos para cumplir con su parte.

Desde la adopción del plan, 4.455 solicitantes de asilo han sido transferidos desde Grecia y 1.196 desde Italia, lejos del objetivo inicial de 160.000 personas en dos años, según las cifras oficiales publicadas este miércoles.

El acuerdo con Turquía en marzo, por el que Ankara se comprometía a frenar la llegada de migrantes a cambio de contrapartidas europeas como la exención de visados para sus ciudadanos, redujo además este objetivo en unas 54.000 personas.

El Ejecutivo europeo urgió este miércoles a los países a "intensificar sus esfuerzos" para acoger a los 30.000 migrantes presentes en Grecia que reúnen las condiciones para solicitar el asilo en la UE, subrayando que la política de "reubicación está condenada al éxito", en palabras de Avramopoulos.

- Visados 'en suspenso' -

La llegada de migrantes a las costas europeas ha bajado considerablemente tras el acuerdo de Turquía, desde las 1.700 diarias antes del pacto hasta "las 85 diarias desde junio", según la Comisión.

Sin embargo, la exención de visados para los ciudadanos turcos que viajen a Europa todavía no se ha puesto en marcha. Ankara advirtió de que rompería el acuerdo si no se avanzaba en este punto antes de octubre.

El Ejecutivo europeo señaló "siete criterios en suspenso" que Turquía debe cumplir para conseguir la liberalización de los visados, entre ellos una modificación de la leyes antiterroristas, que Ankara rechaza revisar, sobre todo desde la intentona golpista de julio.

La gestión del desafío migratorio ha revelado las divisiones en el seno de una UE ya debilitada desde la crisis financiera de 2008 y a la que los atentados yihadistas en el corazón de Europa y la decisión británica de abandonar el bloque han sumido aún más en el desconcierto.

Frente a los esfuerzos de Alemania por acoger a solicitantes de asilo, Eslovaquia y Hungría llevaron ante los tribunales el plan de reparto de solicitantes de asilo y Budapest ha convocado incluso un referéndum el próximo domingo sobre las reubicaciones obligatorias.

La posición abiertamente hostil del Gobierno húngaro hacia los migrantes llevó incluso a la ONG Amnistía Internacional a denunciar el martes una "ilegalidad" respecto al derecho europeo, al "rechazar un acceso real al asilo" y por el "tratamiento degradante" infligido a los migrantes.

El comisario europeo de Migración insistió en la obligatoriedad de cumplir con las cuotas adoptadas pese al referéndum.

"La Comisión persiste en su política basada en valores y principios", algunos de los cuales son "vinculantes" para todos los países del bloque.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) alertó en un informe la semana pasada sobre el avance de la derecha populista en Europa, cuya población tiene la sensación de que se perdió el control del flujo de migrantes.

Para hacer frente a las crisis abiertas, los mandatarios europeos buscan impulsar en los próximos meses los campos de la defensa y de la seguridad, con la creación especialmente de un cuerpo de guardias fronterizos para proteger las fronteras exteriores del bloque.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP