Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de la Unión Interparlamentaria, Saber Chowdhury, habla en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, el 12 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

La Unión Interparlamentaria (UIP) condenó este viernes los ataques contra la sede del Parlamento en Caracas, pidiendo al Gobierno de Nicolás Maduro que haga todo lo necesario para que sus autores sean juzgados y se brinde "inmediatamente" mayor protección a los legisladores.

"Todo ataque contra un Parlamento es un ataque contra la democracia", afirmó el presidente de la UIP, Saber Chowdhury, en un comunicado divulgado en Ginebra, sede de esta organización que reúne a las cámaras de más de 140 países.

La UIP señaló que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, condenó el ataque realizado por sus partidarios el 5 de julio, cuando cientos de personas entraron en la sede parlamentaria durante una sesión detonando bombas de estruendo y golpeando a diputados y funcionarios.

Este ataque estuvo precedido, subrayó el comunicado, por otro el 27 de junio a varios parlamentarios, entre ellos Delsa Solórzano, miembro del Comité de la UIP para los Derechos Humanos de los Parlamentarios, que "sufrió heridas de consideración".

La organización urgió al Gobierno de Maduro a "hacer todos los esfuerzos necesarios para garantizar que los autores del ataque son llevados ante la justicia y que se proporciona mayor protección al Parlamento y a sus miembros inmediatamente".

Pidió asimismo "contención a todas las partes en la creciente crisis en Venezuela".

"El diálogo es el único modo de poner fin a la violencia", afirmó su secretario general, General Martin Chungong, que ofreció la mediación de la UIP en esta crisis y propuso enviar una misión urgente a Caracas.

Venezuela, sumida en una grave crisis económica, es escenario desde hace tres meses de una ola de manifestaciones de la oposición, que pide la salida del presidente Maduro. Las protestas dejaron ya más de 90 muertos.

AFP