Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos jóvenes rohinyás llevan en un capazo a una anciana por una carretera próxima al campo de refugiados de Balujali, el pasado 19 de septiembre cerca del distrito de Ujia, en Bangladés

(afp_tickers)

El accidente de un camión de la Cruz Roja y los enfrentamientos en Birmania que impidieron zarpar a un barco de ayuda humanitaria dificultaron un poco más en las últimas horas la asistencia a los miles de musulmanes rohinyás que huyen de la violencia.

El estado birmano de Rakáin está sumido en la violencia desde que, el 25 de agosto pasado, grupos rebeldes rohinyás atacaron varias comisarías y desataron la represión del Ejército.

La situación ha llevado a más de 420.000 personas a huir hacia Bangladés, por lo que la ONU califica de política de "limpieza étnica".

Varias organizaciones han alertado de que miles de personas están atrapadas en Rakáin sin que les pueda llegar ayuda humanitaria a pesar de las promesas del gobierno birmano.

La situación de los rohinyás ha desatado una ola de condenas internacionales contra la líder de facto del país, Aung San Suu Kyi, por su negativa a condenar la actuación del ejército birmano, que el presidente francés Emmanuel Macron calificó de "genocidio".

El miércoles, una multitud de 300 budistas de Sittwe, la capital de Rakáin, atacaron un muelle de donde iba a zarpar un barco de la Cruz Roja cargado con ayuda humanitaria hacia Maungdaw, una ciudad del norte del estado.

La muchedumbre obligó a descargarlo e impidió que saliera, indicó el jueves el periódico oficial birmano Global New Light of Myanmar. La policía y algunos monjes budistas intentaron calmarles pero les empezaron a lanzar piedras y cócteles molotov, según el periódico.

Ocho personas fueron detenidas y varios policías resultaron heridos. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) confirmó el incidente y dijo que continuaría intentando llevar ayuda. "Continuaremos, no se ha suspendido nada", dijo a la AFP Graziella Leite Piccoli, la portavoz para Asia del CICR.

- 'Genocidio' -

Por otra parte, el accidente de un camión alquilado por la Cruz Roja en Bangladés dejó nueve muertos y diez heridos. "Llevaba comida para los refugiados rohinyás en la frontera, incluyendo los que están en tierra de nadie", dijo a la AFP Yasir Arafat, el subcomisario del distrito fronterizo de Bandarban.

Cientos de miles de refugiados rohinyás han llegado a Bangladés desde agosto huyendo de la violencia, y malviven en campos de fortuna cerca de la frontera y de la ciudad bangladesí de Cox's Bazar.

Las asociaciones humanitarias están desbordadas por la llegada masiva de refugiados y no dan abasto para construir viviendas y repartir comidas.

El Gobierno de Bangladés está construyendo un inmenso nuevo campo de refugiados para acoger a 400.000 personas pero Naciones Unidas ha advertido que tomará tiempo equiparlo con tiendas, baños e instalaciones sanitarias.

El Gobierno birmano está bajo el fuego de las críticas de líderes de todo el mundo por la crisis y por su negativa a condenar la actuación de ejército.

Los musulmanes rohinyás, tratados como extranjeros en Birmania, donde el 90% de la población es de confesión budista, están considerados apátridas aunque algunas familias viven en ese país desde hace generaciones.

Las autoridades birmanas aseguran, sin embargo, que la crisis está remitiendo. "Estoy contento de informales de que la situación ha mejorado", dijo el miércoles en la Asamblea General de la ONU el segundo vicepresidente del país, Henry Van Thio, y aseguró que no hay enfrentamientos desde el 5 de septiembre y que su Gobierno está dispuesto a dejar entrar la ayuda humanitaria.

"La ayuda humanitaria es nuestra principal prioridad. Estamos comprometidos en asegurar que la ayuda llegue a todos los que la necesitan", añadió. Antes de la crisis, había más de un millón de rohinyás en Birmania pero más de la mitad han huido desde agosto.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP