Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Shaul Divekar, un indio que emigró a Israel de niño, muestra un cartel anunciando la visita del primer ministro indio, Narendra Modi, el 2 de julio de 2017 en su tienda de especias de Ramla, al sur de Tel Aviv

(afp_tickers)

En el restaurante de Elazar, en Israel, lo primero que se encuentra el cliente es un póster de bienvenida al primer ministro indio, Narendra Modi, que con su visita al país saca del anonimato a la comunidad judía originaria de India.

La primera visita de un jefe de gobierno indio al país es todo un acontecimiento en Israel, que además de aliados busca clientes para su tecnología militar.

"No hay un solo hogar indio en el que no se hable de esta visita", explica Elazar Asktivker, jefe del restaurante Maharaja en la pequeña ciudad de Ramla, al sur de Tel Aviv.

Este hombre de 33 años forma parte de una familia procedente de India. Sus padres abrieron un establecimiento en los años 80.

Al principio, los clientes del restaurante, que también vende especias, eran casi todos de origen indio, pero con los años este tipo de gastronomía se puso de moda, sobre todo entre los jóvenes, que solían viajar al país asiático.

El póster con los colores de la bandera india invita en hebreo y en inglés a los miembros de la comunidad a participar en un encuentro con Modi, el miércoles en Tel Aviv.

- "Relación intensa" -

"Hay mucha excitación, todo el mundo se ha inscrito y va a ir", afirma Elazar Ashtivker. "Si busca a un indio el 5 de julio, no encontrará a ninguno, estarán en el centro de convenciones", predice.

Hay unos 100.000 judíos de origen indio en Israel, estima el historiador Eliaz Dandeker, quien asegura que mantienen una "relación intensa" con India, a través de la música, el cine, la gastronomía y los eventos culturales.

Pese a no haber sufrido persecuciones, los judíos indios comenzaron a llegar masivamente de India a finales de los años 40 y comienzos de los 50.

Muchos de ellos se instalaron en pequeñas localidades para dedicarse a la agricultura.

Al comienzo, muchos prescindían de su apellido y de sus tradiciones para intentar pasar desapercibidos e integrarse en la sociedad.

"Hoy en día hay más apertura" a la cultura india, afirma Eliaz Dandeker, de 34 años.

En una tienda de especias cerca del restaurante Maharaja, Shaul Divekar, que se fue de India cuando era un niño, echa lentejas en una bolsa de plástico mientras charla con dos clientes en el mostrador.

- "Judíos invisibles" -

Hablan de la mercancía procedente de India y de la llegada, el martes, del presidente indio, que se quedará en el país tres días.

Shaul Divekar estará a cargo de uno de los siete autobuses que trasladarán a los indios israelíes desde Ramla hasta el lugar de la reunión con Modi.

"A él le gustan los judíos", afirma en hebreo un treintañero barbudo con fuerte acento, refiriéndose al primer ministro nacionalista hindú.

Eliaz Dandeker recuerda que a los judíos indios se les consideró "invisibles" por no ser askenazíes (los judíos de Europa del Este) ni sefardíes (los de Oriente).

Algunos han adquirido cierta notoriedad en la medicina o el ejército, pero muchos se cuidan de "no resaltar sus orígenes", constata.

La visita de Modi podría aumentar el interés por la cultura india y conocer mejor a la comunidad india local. "Esperemos -dice Elazar Ashtivker- que esto haga progresar nuestra pequeña comunidad, a la que le cuesta emerger".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP