AFP internacional

Algunas de las estudiantes nigerianas de Chibok liberadas recientemente de manos del grupo yihadista Boko Haram,. el 8 de mayo de 2017 en Abuya

(afp_tickers)

Las 82 estudiantes nigerianas liberadas después de más de tres años de cautiverio en manos del grupo yihadista Boko Haram deberán esperar aún antes de ver a sus familias, declaró este miércoles a la AFP un representante de los padres.

Yakubu Nkeki, responsable del Colectivo de padres de las chicas secuestradas de Chibok, afirmó que solo podrían ver a sus hijas con autorización del Gobierno.

"Esto puedo llevar tiempo, porque actualmente se está sometiendo a las chicas a pruebas médicas y psicológicas para asegurarse de que están en las mejores condiciones", declaró a la AFP.

Las adolescentes fueron liberadas el sábado, después de semanas de negociaciones, a cambio de la entrega de varios combatientes yihadistas detenidos por las autoridades nigerianas.

"No nos molesta esperar (...) su salud y su bienestar son nuestra prioridad y una evaluación así toma su tiempo, en particular con un grupo tan numeroso de chicas", añadió.

Nkeki afirmó haber podido ver brevemente a las 82 jóvenes liberadas, entre ellas su sobrina, "en buen estado y de muy buen humor". Según él, todas forman parte del grupo de estudiantes secuestradas en 2014.

Además, se han enviado las fotografías de las chicas a Chibok y a los pueblos de los alrededores para permitir que sus padres comprueben su identidad.

Cualquier persona que ha vivido en los pueblos controlados por Boko Haram, o secuestrada por el grupo, debe proceder a 'screenings' (verificaciones) del ejército, durante un tiempo aleatorio y durante varias veces al mes.

Según la presidencia nigeriana, una estudiante de Chibok se negó a ser liberada, declarando que "estaba bien" y "casada" con un combatiente de Boko Haram.

En total, 276 chicas fueron secuestradas en abril de 2014 en su instituto secundario de Chibok (noreste), provocando una ola de indignación internacional.

Tras esta nueva liberación -21 de ellas fueron intercambiadas en octubre de 2016, tres fueron halladas por el ejército y 57 lograron escapar-, aún hay 113 jóvenes retenidas por el grupo yihadista.

Boko Haram, que utiliza los secuestros masivos como forma de reclutamiento, ha raptado a decenas de miles de personas, que el ejército nigeriano libera según avanza su incursión en los territorios del noreste del país, de difícil acceso.

Desde 2009, el conflicto ha provocado al menos 20.000 muertos y 2,6 millones de desplazados en Nigeria.

AFP

 AFP internacional