Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Isabelle Falque-Pierrotin, presidenta de la autoridad nacional francesa de protección de datos privados, presenta el informe anual del CNIL, en su sede de en París, el 8 de abril de 2016

(afp_tickers)

Las autoridades europeas de protección de datos personales subrayaron este miércoles que subsiste "preocupación" sobre el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y la UE para la transferencia mutua de datos y pidieron a la Comisión Europea que obtenga garantías adicionales.

La petición emana del 'G29', que agrupa a las autoridades nacionales europeas de protección de los datos personales de los 28 miembros de la UE, que debía pronunciarse sobre el acuerdo alcanzado en febrero entre Bruselas y Washington bautizado 'Privacy Shield' (escudo de confidencialidad).

Este acuerdo debe reemplazar el 'Safe Harbour' ('Puerto seguro') vigente desde 2000 pero que la justicia europea invalidó en octubre por el espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA).

'Safe Harbour', así como 'Privacy Shield', es un marco jurídico que regula la transferencia de datos personales entre la UE y Estados Unidos, utilizado con fines comerciales por las empresas de internet, como Facebook o Google.

En una rueda de prensa, Isabelle Falque-Pierrotin, presidenta de la autoridad nacional francesa de protección de datos privados y que oficia al frente del G29, señaló que "aún hay mejoras mayores" a aportar al 'Privacy Shield'.

Falque-Pierrotin consideró que "algunos principios clave de la legislación europea sobre la protección de datos no están verdaderamente reflejados" en el acuerdo.

Si bien hay "múltiples avenidas" para que los usuarios puedan recurrir a la justicia estadounidense si consideran sus derechos vulnerados, estas vías de recurso son muchas lo que hace difícil al usuario "encontrar al buen interlocutor".

En cuanto a la vigilancia de las agencias de seguridad, el G29 considera que el nuevo acuerdo "aún deja la posibilidad (...) de una recopilación [de datos] a granel, que si es masiva e indiscriminada, es inaceptable", señaló Falque-Pierrotin.

Al anunciar el acuerdo la Comisión había señalado que sobre uno de sus principales puntos, el acceso a los datos europeos por las agencias de inteligencia estadounidenses, habían obtenido una garantía escrita por parte de Estados Unidos en la que Washington aseguraba que no llevaría a cabo una vigilancia masiva indiscriminada de los europeos.

Pero esta "garantía" fue considerada como muy débil desde el punto de vista jurídico por los críticos del acuerdo, tras las revelaciones de 2013 sobre el espionaje masivo e indiscriminado.

Falque-Pierrotin insistió en que el acceso de los servicios de inteligencia a los datos transferidos respete "cuatro garantías esenciales" que constituyen "una especie de estándar europeo". Así, entre otras cosas, la consulta debe basarse en "reglas claras y precisas" y tener en cuenta criterios de "necesidad y proporcionalidad".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP