Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un panel muestra el índice DAX alemán el 9 de febrero de 2016 en la Bolsa de la ciudad alemana de Fráncfort

(afp_tickers)

Los mercados europeos volvieron a caer este martes, aún resentidos por su sesión negra de la víspera, en medio de temores sobre el sector financiero y persistentes dudas sobre la economía mundial.

Tras una apertura con efímeras subidas, la incertidumbre volvió a imponerse en las principales bolsas europeas y la mayoría de estas cerraron en terreno negativo, aunque menos acentuado que la víspera.

Londres perdió un 0,88%; Fráncfort, un 1,11%; París, un 1,69%; Milán, un 3,21%; y Madrid, un 2,39%. Por su parte, Wall Street, que intentó recuperarse poco después de haber abierto a la baja, cerró finalmente en terreno negativo, con el Dow Jones cediendo un 0,08% y el Nasdaq bajando un 0,35%.

La jornada había abierto con el desplome de la bolsa de Tokio (-5,40% al cierre), lo que no ayudó a que las plazas recobraran su sangre fría.

"Los operadores esperaban una semana tranquila" debido al cierre de los mercados chinos por las celebraciones del Año Nuevo. Pero "el despertar ha sido brutal", opina Michael Hewson, analista de CMC Markets.

Múltiples factores deprimen los mercados: debilidad de los precios del petróleo, malos indicadores económicos y ahora la caída de los valores bancarios.

"Los operadores venden masivamente sus acciones y buscan valores refugio", constata la sociedad de corretaje Aurel BGC.

Los temores se centran en los últimos días en los bancos, cuando desde principios de año el mercado se focalizaba exclusivamente en los bajos precios del crudo.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) lanzó este martes un jarro de agua fría sobre las esperanzas de una subida a corto plazo del precio del petróleo, confirmando la enorme oferta de crudo y su frágil demanda.

Al margen del petróleo, "crece el estrés en torno al sector bancario, con sus riesgos de propagación", advierte John Plassard, de Mirabaud Securities.

Los valores bancarios tuvieron serias dificultades este martes. Deutsche Bank perdió un 4,27% en Fráncfort y, en Milán, Intesa Sanpaolo perdió un 6,21% y Unicredit, un 7,91%. Société Générale retrocedió un 4,38% en París.

- Sector bancario bajo presión -

El sector "se enfrenta a numerosos problemas", entre ellos una bajada de beneficios, una economía mundial que se frena y tasas negativas en todo el planeta, lo que reduce su capacidad para mejorar su rentabilidad, detalla Hewson. "Es bastante fácil comprender que no pueden hacerlo todo al mismo tiempo", según el analista.

Deutsche Bank, primer banco alemán, que se ha desplomado en Bolsa en las últimas semanas, tuvo que publicar un comunicado para tranquilizar a sus inversores sobre su capacidad para pagar deudas.

También Benoît Coeuré, miembro del directorio del Banco Central Europeo (BCE), intentó apagar fuegos al afirmar que las incertidumbres que amenazan a la economía mundial no vienen de la zona euro. Coeuré dijo además desear una coordinación de los países del G20, que se reúnen a fin de mes en Shanghái, "ante la depreciación casi generalizada de las divisas emergentes para limitar cualquier riesgo de contagio en el seno de la economía mundial".

Pero los operadores se interrogan en efecto sobre la capacidad de los bancos centrales para actuar en este entorno económico mundial bastante degradado.

El BCE actuará posiblemente en marzo, pero toda la atención se centra ahora en la Reserva Federal estadounidense (FED). Su presidenta, Janet Yellen, tiene prevista una intervención ante el Congreso el miércoles y el jueves.

Sin embargo, si Yellen opta por una línea dura, que implicaría aumentar nuevamente los tipos de interés, las acciones "se venderán a precios de liquidación", dijo Alan Skrainka, jefe de inversiones de la firma Cornerstone Wealth Management.

- Activos con menos riesgo-

Por su lado, el mercado de obligaciones se mantenía estable después de que los operadores acudieran en masa hacia activos con menor riesgo, como la deuda alemana, cuyos tipos de interés han retrocedido con fuerza.

En el mercado de cambios, el euro se mantenía estable ante el billete verde a 1,1191 dólares.

El oro -verdadero barómetro del miedo del mercado- se estabilizaba este martes en 1.190 dólares la onza, tras haberse disparado el lunes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP