Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fuerzas antiterroristas iraquíes avanzan en Ramadi, provincia de Anbar el 24 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Las fuerzas iraquíes intentaban este viernes evitar los disparos de los francotiradores, los coches bomba y los artefactos disimulados a orillas de la carretera, mientras luchaban por expulsar a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) de la estratégica ciudad de Ramadi (oeste).

Las tropas antiterroristas afrontaron poca resistencia al entrar en el centro de Ramadi hace cuatro días, en su última ofensiva por reconquistar la ciudad que tomó el EI en mayo.

Los combatientes yihadistas prefirieron concentrar su defensa en torno a un complejo gubernamental de Ramadi, en el barrio de Hoz, adonde las fuerzas iraquíes intentan entrar.

"Nos enfrentamos a numerosos obstáculos, sobre todo francotiradores y coches bomba", contó un soldado de las tropas antiterroristas, el teniente Bashar Husein, desde el barrio de Dhubat, al sur de Hoz.

El terreno permite que un reducido grupo de combatientes pueda contener el avance de un grupo más numeroso.

Los soldados iraquíes se encontraban a unos 500 metros del edificio el jueves, y sólo lograron avanzar un poco hacia allí este viernes.

"La resistencia de Dáesh (acrónimo en árabe del EI) se hizo más fuerte a medida que las fuerzas iraquíes se acercaban al complejo gubernamental", dijo a la AFP un oficial que quiso mantener el anonimato.

"Nuestras fuerzas están ahora a más de 300 metros de esos edificios", precisó.

Se considera que el EI todavía tiene a menos de 400 miembros en la ciudad, y algunas fuentes aseguran que varios de sus combatientes se están retirando del frente utilizando a civiles como escudos humanos.

"Las operaciones para liberar Ramadi necesitan tiempo. No es sencillo retomarla rápidamente", explicó Ibrahim al Fahdawi, el jefe del comité de seguridad de la cercana localidad de Jaldiya.

"Casas con trampas, ataques suicidas, bombas improvisadas, francotiradores, obuses, cohetes: Dáesh está utilizando todo lo que tiene para detener el avance de las fuerzas de seguridad", dijo Fahdawi.

- Civiles atrapados -

El EI publicó varios comunicados en internet durante los dos últimos días, en los que aseguró haber causado numerosas víctimas en ataques perpetrados en Ramadi.

Las fuerzas gubernamentales sólo admitieron tener heridos en sus filas, pero afirmaron ser capaces de repeler los atentados suicidas con coches bomba.

Según dos fuentes militares, al menos tres combatientes gubernamentales murieron y 13 resultaron heridos el viernes en Hoz.

La pérdida de Ramadi, capital de la provincia occidental de Al Anbar, fue la peor derrota infligida a las tropas de Bagdad por el EI, desde que el grupo yihadista tomó un tercio del territorio del país el año pasado.

Uno de los elementos claves en la victoria de la organización en mayo fueron las decenas de ataques suicidas con coches, pero, seis meses después, las fuerzas iraquíes llegaron preparadas.

"Lo han intentado pero han tenido menos éxito por varios motivos", explicó el coronel Steve Warren, portavoz de la coalición antiyihadista liderada por Estado Unidos.

"Tanto los iraquíes como la coalición han mejorado mucho a la hora de identificar antes esas amenazas", afirmó.

La coalición entregó además 5.000 lanzacohetes antitanques AT4 a las fuerzas gubernamentales y las entrenó para utilizar esas armas, añadió Warren.

El avance de las tropas iraquíes también se vio frenado por la presencia de civiles atrapados en sus casas.

Según Fahdawi, decenas de familias seguían en la ciudad este viernes, sobre todo en los barrios de Al Thayla y Al Jamaiya.

"Dáesh detuvo a todos los hombres y dejó a las mujeres y los niños en sus casas. Quizá querían evitar una revuelta contra ellos por parte de lo que queda de población masculina", contó.

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, vaticinó que, después de retomar Ramadi, sus tropas reconquistarán Mosul (norte), la segunda ciudad del país, que también está en manos del EI.

"La reconquista de nuestra bienamada Mosul se alcanzará con la cooperación y la unidad de todos los iraquíes después de la victoria en la ciudad de Ramadi", declaró.

AFP