Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El precandidato presidencial demócrata Bernie Sanders hace campaña en un parque de Brooklyn, en Nueva York, el 17 de abril de 2016

(afp_tickers)

Cuando Bernie Sanders calificó de "desproporcionada" la respuesta armada de Israel en la Franja de Gaza en 2014 e instó a Estados Unidos a ser más equilibrado en el conflicto palestino-israelí rompió un tabú de las campañas presidenciales estadounidenses.

Sus opiniones en el debate demócrata del 14 de abril antes de la primaria decisiva en el estado clave de Nueva York (noreste) del martes mostraron un criticismo sin precedentes a Israel y la promoción de los derechos palestinos por parte de un aspirante a la presidencia de Estados Unidos.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, "no está en lo cierto todo el tiempo", dijo el senador por Vermont, quien subrayó que "no podemos continuar apoyando a un solo lado".

Así, criticó a la candidata demócrata favorita, Hillary Clinton, por decir que no iba a hacer más para promover los derechos palestinos, al dirigirse en marzo al derechista AIPAC, el mayor grupo de presión pro israelí de Washington.

Por ello, Sanders pidió que se trate al pueblo palestino "con respeto y dignidad".

"La única manera de que tengamos éxito (en Oriente Medio) es que Estados Unidos juegue un papel en el que por supuesto apoyaremos a Israel, pero no podemos ignorar las necesidades del pueblo palestino", había declarado Sanders el 10 de abril al ser interrogado por la cadena CNN.

Sanders, un judío secular que incluso pasó tiempo en un kibbutz israelí, es el único aspirante presidencial judío en carrera.

En otros países estas observaciones habrían pasado inadvertidas, dijo Daniel Sieradski, organizador nacional del grupo Judíos por Bernie, que proclama tener 8.000 seguidores en Facebook. "Debido a que el discurso en la política judío estadounidense fue llevado demasiado hacia la derecha en las últimas décadas, están haciendo sonar a Bernie como si fuera uno de esos extremistas anti-Israel", explicó.

Durante la última primaria demócrata disputada en Nueva York en 1992, la postura de Sanders podría haber sido un acto de suicidio político, escribió The New York Times. Sieradski no estuvo de acuerdo. "No creo que sea un suicidio político", dijo a la AFP, aunque ello "no le ayuda entre la gente incondicional con Israel".

- Soplo de aire fresco -

Así, dijo que los judíos estadounidenses constituyen el 20% del electorado de Nueva York. La mayoría de ellos son demócratas, lo que significa que el respaldo automático a Israel haya sido considerado siempre una necesidad de campaña.

Pero las palabras de Sanders reflejan cambios de actitud entre los votantes judíos, en particular los 'Milenarios' que crecieron viendo a Israel como un estado fuerte y para quienes los horrores del Holocausto son más lejanos.

La demócrata Sharon Goldtzvik, de 29 años, dijo a la AFP que estaba "muy emocionada" de ver a un candidato presidencial plantear la cuestión de la dignidad palestina. Ella fundó y dirige Uprise, una empresa de comunicaciones que trabaja con grupos sin ánimo de lucro y se centra en los derechos humanos y Oriente Medio. Goldtzvik ha vivido en Israel, está casada con un israelí, y describe a Sanders como "un soplo de aire fresco." "Tengo menos de 30. Las personas en mi franja no estaban dispuestas a aceptar (que) sólo hay una manera de apoyar a Israel, por lo que yo creo que él representa la opinión de muchos, muchos judíos, cuyo número está creciendo", acotó.

Según una encuesta del Pew Research Center, un 35% de los demócratas cree que Israel ha ido demasiado lejos con su respuesta armada en la Franja de Gaza en 2014.

Sanders "al menos ha abierto el discurso de modo que el debate puede abrirse en el partido Demócrata y eso es un gran logro", dijo Sieradski.

De todas formas, las encuestas muestran que Sanders está por detrás de Clinton entre los demócratas judíos en la ciudad de Nueva York, por un 40% a un 60%, pero de manera general en todo el estado de Nueva York también quedó 13 puntos por debajo.

- Perdiendo de todos modos -

La documentalista Gaylen Ross votará por Clinton y cree que es el mejor candidato que existe para negociar una solución de dos estados. "Francamente, si ese es el tipo de lenguaje que emplea en una mesa de negociación con él ya está 10 pasos atrás", dijo a la AFP.

Sanders fue el único candidato que se negó a hablar en el evento de la AIPAC en Washington el 21 de marzo. También le dijo al New York Daily News -erróneamente- que pensaba que más de 10.000 civiles murieron por los ataques en la Franja de Gaza en 2014.

Howard Graubard, un abogado de Nueva York activo en la política de los demócratas en el estado, no espera que Sanders sufra mucho en las urnas "porque iba a perder de todos modos."

Así, no va a alejar a sus partidarios judíos progresistas, pero su visión crítica de Israel le da a ortodoxos y demócratas sionistas de derecha, que sienten poco entusiasmo por Clinton, una razón para salir a votar. "Son demócratas nominales y necesitan un motivador", dijo Graubard en referencia a las críticas de Sanders.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP