Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, saluda a Kim Yo Jong, hermana de Kim Jong Un, y a Kim Yong Nam, jefe de Estado norcoreano, en una reunión en el palacio presidencial de Seúl el 10 de febrero de 2018

(afp_tickers)

El presidente de Corea del Sur sostuvo una reunión el sábado con el jefe de Estado norcoreano y con la hermana del líder Kim Jong Un, un diálogo histórico pese a las advertencias de Estados Unidos sobre un acercamiento con Pyongyang.

Moon recibió en el palacio presidencia al nonagenario Kim Yong Nam, que técnicamente es el funcionario norcoreano de más alto rango en visitar Corea del Sur, y a la representante estrella de Pyongyang, Kim Yo Jong.

El presidente se mostró sonriente mientras estrechó la mano a los delegados antes de la conversación en la Casa Azul y las imágenes de la televisión mostraron que Kim Yo Jong acudió portando una carpeta, en medio de las especulaciones de que habría venido con un mensaje de su hermano.

En los medios surcoreanos abundan las especulaciones sobre que Pyongyang podría invitar a Moon a visitar la parte norte de la península este año.

Esta "distensión" espectacular al calor de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang se produce tras dos años de tensiones extremas en la región.

En este periodo Pyongyang lanzó tres pruebas nucleares, la última de ellas, y la más potente, en septiembre pasado. Entre medio ha efectuado decenas de tiros de misiles, entre amenazas de que tiene la capacidad de lanzar una bomba atómica que llegue hasta el territorio continental estadounidense.

En este contexto, Kim y el presidente estadounidense, Donald Trump se lanzaron en una carrera de insultos y de amenazas apocalípticas.

Algunos analistas han planteado que Corea del Norte busca con su participación en los "Juegos de la Paz" obtener un ablandamiento de las sanciones contra el régimen y hundir una cuña en las relación entre Seúl y Washington.

En la ceremonia de inauguración, presidente surcoreano se acercó al lugar donde estaba la delegación norcoreana y estrechó la mano de Kim Yo Jong y de Kim Yong Nam, celebrando la entrada de la delegación de atletas de ambos países que desfilaron bajo la égida de una bandera de unidad que representaba a la península sin fronteras.

En la misma tribuna, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, no interaccionó con los representantes norcoreanos en ningún momento, dijeron fuentes estadounidenses.

- 'Ofensiva de encanto' -

En su breve aparición en la recepción previa a la ceremonia, Pence tampoco se acercó a Kim Yong Nam, aunque el primer ministro japonés, Shinzo Abe, cuyo país está muy expuesto a las amenazas de Pyongyang si lo hizo.

"Estamos determinados a asegurarnos que incluso en medio de todo este contexto potente y el idealismo en torno a los Juegos Olímpicos, el mundo recuerde la verdad sobre Corea del Norte", dijo Pence en Twitter el viernes.

Pence también reiteró la posición de la administración Trump, de que Estados Unidos va a tomar cualquier "acción que sea necesaria para proteger nuestra patria", incluyendo opciones militares.

"Vamos a continuar efectuando presiones diplomáticas y económicas, mientras mantenemos nuestras opciones militares sobre la mesa", dijo el vicepresidente a la cadena NBC.

El vicepresidente de Estados Unidos también criticó "lo que el primer ministro (japonés) Abe llamó con razón una 'ofensiva de encanto'" por parte del Norte en los Juegos Olímpicos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP