Son jóvenes a quienes les gusta Donald Trump por su estilo frontal, su política migratoria y el impulso que ha dado a la economía. Son adolescentes o veinteañeros, y cuando voten por primera vez en las elecciones de 2020 en Estados Unidos lo harán por el actual mandatario.

Clay Danec y Olivia Myers, ambos de 18 años, dijeron que saben desde hace tiempo por quién van a votar. Y una charla a la que asistieron en Columbus, la capital de Ohio -un estado rural pero también industrial del centro de Estados Unidos-, confirmó las convicciones previas de estos dos alumnos de una escuela cristiana de la zona.

Olivia, vestida con una sudadera con capucha con el lema de la campaña de Trump "Make America Great Again" ("Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo") y con una gorra a juego, cuenta que viene de una familia "conservadora".

Pero afirma que su opción política no es tendenciosa ya que se informó sobre qué es la derecha y la izquierda, confirmando su idea de que Trump es quien mejor defiende sus principales prioridades: la lucha contra la inmigración irregular y el derecho a portar armas.

Su compañero Clay, también vestido con una camiseta de la campaña, concuerda en que es un tema de "valores y de creencias".

"Yo vengo de una familia que trabajó duro para prosperar (...) el hecho de que Trump apoye que las familias puedan seguir ganando dinero sin pagar demasiados impuestos es importante", cuenta durante un acto de la asociación conservadora Punto de Inflexión Estados Unidos (Turning Point USA) celebrado en el auditorio de la Universidad Estatal de Ohio.

Esta organización, que se declara independiente de la campaña de Trump, está presente en más de 1.500 universidades en todo el país, y se hace notar fuertemente en los campus de los "swing states", los estados pendulares que oscilan su apoyo a los demócratas o a los republicanos según la elección.

El mitin se desarrolla en medio de ataques contra los medios y la política tradicional en Washington, con muchos elogios a la economía y a la grandeza de Estados Unidos.

Es una mezcla entre un mitin político y una rutina de comedia que Charlie Kirk, el fundador de Turning Point USA, borda a la perfección.

- Otra forma de rebeldía -

En el auditorio, lo escuchan cientos de jóvenes que parecen haberse desinhibo por los tres primeros años de presidencia de Trump. Uno de ellos es John McCary, un adolescente de 17 años que el 3 de noviembre de 2020 estará en edad de votar, y que lució orgulloso su gorra con el eslogan "Make America Great Again".

"Cuando llevo esta gorra la gente piensa que estoy de acuerdo con todo lo que dice Trump", cuenta. "Eso no es así, pero la gente no me escucha y es por eso que me gusta llevarla, yo puedo tener mis propias ideas".

Los simpatizantes de derecha entraron en el auditorio entre gritos y abucheos de un grupo de jóvenes socialistas, una palabra que en algunos lugares de Estados Unidos es casi un insulto.

Para Chris Battisti, un estudiante de historia de 24 años que fue parte del grupo que increpó a los futuros votantes de Trump, es inconcebible que la gente joven vote por él.

Battisti estima que esta opción política es una forma de "hacerle una peineta al sistema" y que es una forma de rebeldía. "Es la cultura punk de hoy en día", afirmó.

En este contexto, los jóvenes trumpistas no han dudado a la hora de dejar algunas amistades en el camino tras revelar su preferencia política, señala Andrea Spiegler.

Esta estudiante de economía de 20 años cuenta que no cree en las promesas de los demócratas de un seguro médico universal y de una cancelación de la deuda universitaria.

"Si uno quiere algo, es necesario trabajar por eso. Yo tengo dos empleos y pago mi deuda sin problemas", dice.

Con respecto a los señalamientos de que Trump es misógino y racista, Janie Kopus, de 19 años, responde que los incidentes de los que surgen esas afirmaciones "ocurrieron hace mucho tiempo".

Nate Turner, un joven de 21 años que es el encargado local de la asociación, cuenta sin embargo que mantiene una distancia crítica de la retórica polarizadora del presidente.

"A veces tiene declaraciones realmente muy divertidas en Twitter y yo le pongo 'Me gusta'", cuenta. "Pero a veces debería mantener la boca cerrada un poco, si no quiere alejar a muchos votantes que podrían apoyarlo, pero que van a votar a otros si él va demasiado lejos", afirma.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes