Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro irlandés, Enda Kenny (dcha), y el presidente del país, Michael Higgins, firmando la disolución del Parlamento del país en Aras an Uachtarain, residencia oficial del presidente, el 3 de febrero de 2016 en Dublín

(afp_tickers)

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, anunció este miércoles la celebración de elecciones legislativas el 26 de febrero, en una cita donde el descontento con los partidos tradicionales podría desembocar en un escenario como el que viven España o Portugal.

"Pediré (al presidente Michael Higgins) que convoque la disolución del parlamento hoy y que las elecciones sean el 26 de febrero", escribió en la red social Twitter el primer ministro Kenny, del partido de centroderecha Fine Gael.

Fine Gael y otro partido del mismo color político, Fianna Fail, han gobernado Irlanda desde 1932, pero asisten ahora a la emergencia de formaciones contrarias a la austeridad presupuestaria.

Irlanda tiene la tasa de crecimiento más alta de la Unión Europea -de un 7% en los tres primeros trimestres de 2015-, pero muchos votantes están hartos de los sacrificios que se les impusieron como parte del rescate financiero.

Los sondeos indican que la actual coalición de gobierno entre Fine Gael y el Partido Laborista, el socio minoritario, tiene difícil conseguir los 80 escaños de la mayoría absoluta.

Esto abre la perspectiva de que Irlanda se encuentre como España y Portugal. En ambos países, el partido conservador en el Gobierno fue el más votado, pero en ninguno de los dos ha podido formar gobierno estable.

En Portugal gobierna ahora una coalición de izquierdas, mientras que en España siguen las negociaciones, un mes y medio después de las elecciones del 20 de diciembre.

Los comicios podrían ser "un auténtico seísmo", dijo Muiris MacCarthaigh, profesor de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Queen's de Belfast, Irlanda del Norte, citando "la emergencia en el paisaje político de una plétora de pequeños partidos, alianzas e independientes". "Alcanzar un acuerdo bajo un programa común para formar gobierno corre el riesgo de llevar más tiempo que la semana que costó hacerlo en 2011", estimó.

Para tratar de inclinar la balanza a su favor, Enda Kenny y el líder laborista Joan Burton se presentan como la única opción de estabilidad para proteger la recuperación económica.

Otra posibilidad de Gobierno sería una alianza histórica entre el Fine Gael y el Fianna Fail, dos partidos cuya rivalidad se remonta a la guerra civil irlandesa de los años 1920, al poco de que el país consiguiera la independencia del Reino Unido.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP