Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un soldado ucraniano herido en el este del país, vota en las elecciones locales el 25 de octubre de 2015 en un hospital militar de Jarkov

(afp_tickers)

Los ucranianos votaron este domingo en unas elecciones locales cruciales para el presidente Petro Poroshenko, ensombrecidas por el aplazamiento de los comicios en Mariupol, última posición del gobierno en el este del país controlado por los rebeldes, por irregularidades en las papeletas.

Los circuitos electorales cerraron a las 20H00 locales (18H00 GMT), pero los primeros resultados oficiales serán brindados el lunes. Un total de 200.000 candidatos estaban en liza por los puestos de alcalde, ediles municipales y regionales.

Muy criticado por su gestión del conflicto en el este del país, donde 8.000 personas han muerto desde inicio del enfrentamiento con los separatistas prorrusos, Poroshenko sufrió un duro golpe antes del inicio de los comicios, ya que los recintos de votación no pudieron abrir en el puerto de Mariupol y las elecciones serán aplazadas por irregularidades en la impresión de las papeletas.

"Los recintos no se abrieron en Mariupol porque las papeletas no llegaron a los locales de votación. Hay que aplazar la fecha de los comicios porque los votos tenían irregularidades", dijo a la AFP Natalia Kashchi, miembro de la comisión electoral municipal. Un periodista de la AFP en el lugar constató que en los locales las puertas estaban cerradas.

Los boletines se habían impreso en la prensa del diario Priazovski Rabochi, controlado por Rinat Ajmetov, antiguo financista del presidente prorruso Viktor Yanukovich, derrocado en febrero de 2014.

"Va a haber que imprimir nuevos boletines en una imprenta independiente", explicó Kashchi, que agregó que las actuales papeletas podían inducir al fraude.

Poroshenko calificó la situación de "absolutamente inaceptable" en Mariupol, "donde se preparaban fraudes".

El Bloque de Oposición, prorruso, criticó el aplazamiento de los comicios en esa ciudad. Es "un golpe para la imagen de Ucrania como país democrático y respetuoso de la ley, que podría poner en peligro todo el proceso de paz (con los separatistas prorrusos)", declaró.

"Si el gobierno no logra organizar elecciones en una ciudad que controla, ¿cómo va a organizarlas en las zonas que no están bajo su control?", añadió en un comunicado.

Olena Jolodenko, una jubilada de 90 años que había acudido temprano para votar por el Bloque de Oposición, una formación heredera del partido de Yanukovich, no escondía su decepción.

"Apenas puedo caminar, pero vine a votar (...) Alguien quiere que la ciudad esté sin autoridades", declaró.

- 1.500 observadores internacionales -

Algo inédito que rodea a este escrutinio es que más de 1.500 observadores internacionales vigilarán el desarrollo de la votación.

El presidente prooccidental, quien ha perdido fuelle por su gestión del conflicto y cierta laxitud ante la corrupción en su país, dijo el viernes ante los jefes de las diferentes misiones de observación que "aquéllos que quieran desestabilizar la situación en el país no serán apoyados por el pueblo".

Las elecciones locales son cruciales y en esta consulta podría consolidarse una oposición prorrusa en varias regiones.

Prueba de la fragilidad de la tregua, las autoridades ucranianas decidieron no organizar las elecciones en 122 localidades que controlan en la línea del frente, alegando motivos de seguridad.

Los combates han cesado prácticamente desde septiembre en el este separatista, pero el proceso de paz continúa en un estado embrionario.

Algunos reprochan al presidente ucraniano no haber cumplido su promesa de terminar con la guerra "tres meses después" de su elección, en mayo de 2014. Otros, en cambio, consideran que ha aceptado concesiones humillantes a los separatistas, apoyados por el Kremlin.

Según un reciente sondeo, el 71% de los ucranianos desaprueba la gestión del presidente Poroshenko, y varios analistas creen que tras los comicios habrá una remodelación ministerial.

Además de Mariupol, los candidatos prorrusos pareciían bien ubicados en Jarkiv, gran ciudad industrial cercana al este rebelde cuyo alcalde saliente, prorruso, podría ser reelegido en la primera vuelta con más del 50% de los votos, según una encuesta realizada a pie de urna.

En Odesa, otra ciudad clave a orillas del mar Negro, también el alcalde saliente prorruso se encontraba a la cabeza aunque seguramente habrá una segunda ronda frente a un rival progubernamental, de acuerdo a estos sondeos.

En Kiev, el actual regidor, el célebre boxeador Vitali Klitschko, cuyo partido se fusionó con el presidencial, obtendría el mejor resultado frente a un rival también prooccidental, según la misma fuente.

AFP