AFP internacional

Los sirios, que huyeron del bastión del grupo Estado Islámico (IS) de Raqa, llegan a un área cercana al pueblo de Balaban, el 7 de junio de 2017

(afp_tickers)

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) ganaban terreno este miércoles en Raqa, al día siguiente de haber lanzado el asalto final contra el bastión del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria.

Siete meses después del inicio de una gran ofensiva, que ha permitido retomar amplias regiones alrededor de Raqa, en el norte del país, las FDS entraron el martes en el barrio de Mechleb, en el este de la ciudad.

Raqa, conquistada por los yihadistas en 2014, se ha convertido en símbolo de las atrocidades del EI, entre ellas decapitaciones, ejecuciones públicas y una base para planificar sus atentados en el extranjero.

Junto a Mosul, en Irak, la ciudad es una de las bases del "califato" autoproclamado por el EI hace casi tres años.

Este miércoles, el mando de la operación para retomar Raqa, denominada "Escudo del Éufrates", anunció la toma del barrio de Mechleb (este) y de la ciudadela de Harqal, situada en una colina en el oeste de la ciudad.

Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), los combates continuaban este miércoles en tres frentes alrededor de Raqa.

"Las FDS luchan también en el complejo militar 'Division 17', a unos dos kilómetros al norte de Raqa, pero la zona esta plagada de minas", indicó el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

- Civiles atrapados -

Según el OSDH, la coalición internacional dirigida por Estados Unidos llevó a cabo bombardeos intensivos sobre la ciudad durante la noche.

Uno de los ataques del martes mató a ocho civiles, tres de ellos niños, dijo Abdel Rahman.

El número de civiles muertos en ataques de la coalición está en aumento desde que las FDS lanzaron su ofensiva. El lunes murieron 21 civiles cuando intentaban huir de Raqa cruzando el Éufrates en una embarcación.

Según Naciones Unidas, unas 160.000 personas viven todavía en la ciudad, frente a las 300.000 que había en 2011, cuando empezó la guerra en Siria.

Miles de personas huyeron en los últimos meses hacia otras regiones de la provincia. El portavoz de de la oficina de coordinación de asuntos humanitarios de la ONU, David Swanson, dijo que cerca de 100.000 personas podrían quedarse "atrapadas" durante el asalto.

El martes, el International Rescue Committee dijo estar "muy preocupado" por la seguridad de los civiles en Raqa, porque el número de personas que salen de la ciudad ha disminuido mucho desde la semana pasada, lo que indica, según esta ONG, que el EI los quiere utilizar como "escudos humanos".

- "Acto de agresión" -

Las FDS han logrado varios éxitos desde que lanzaron su ofensiva en Raqa en noviembre pasado, como la captura en mayo de Tabqa y de una presa cercana.

El martes anunciaron que la "gran batalla" para retomar Raqa había empezado.

El general estadounidense Steve Townsend, jefe de la coalición que proporciona a las FDS armas, apoyo aéreo y asistencia terrestre, advirtió en un comunicado que la batalla será "larga y difícil".

Sin embargo, prometió "un golpe decisivo" al "califato" autoproclamado por el el EI en 2014 en los territorios que conquistó en Siria e Irak y de los que desde entonces ha perdido gran parte.

En el sureste de Siria, la coalición internacional decidió el martes atacar a las fuerzas pro régimen cerca de Al Tanaf, no muy lejos de la frontera con Irak y Jordania.

Según la coalición, este grupo "de más de 60 soldados", que tenían también un tanque y artillería, suponía "una amenaza".

El OSDH indicó que 17 miembros de las fuerzas del régimen murieron en este ataque.

La agencia oficial Sana también mencionó varios muertos pero no dio ningún balance.

"Es un acto de agresión que viola la soberanía y la integridad territorial de Siria", denunció el miércoles el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov.

El 18 de mayo ya hubo una operación similar contra estas mismas fuerzas, que tienen el apoyo de Irán, aliado del régimen sirio, según Estados Unidos.

AFP

 AFP internacional