Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Rastros de sangre en el escenario de un atentado suicida perpetrado en una mezquita chiita en la zona bagdadí de Obeidi el 9 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Las fuerzas iraquíes consolidaron este miércoles sus posiciones en un barrio clave de la ciudad de Ramadi, pocas horas después de haberlo tomado de manos del grupo yihadista Estado Islámico, con apoyo de la coalición internacional, indicaron fuentes militares.

Las fuerzas leales al Gobierno de Bagdad lograron tomar el sector de Tamim, situado en el suroeste de esta ciudad a 100 kilómetros de Bagdad.

Este avance es una etapa importante en el intento de reconquistar Ramadi, una ciudad en manos yihadistas desde mayo de 2015 y que hasta ahora era uno de los núcleos de su "califato".

Mientras sigue la ofensiva en la región, las fuerzas locales venidas desde la provincia de Anbar tomaron el control del territorio reconquistado, dijo a la AFP Ali Dawud, un consejero de la provincia vecina. Esta fuerza está compuesta por unos 500 combatientes, indicó una fuente militar.

Paralelamente, al menos ocho personas murieron este miércoles en un atentado suicida cerca de una mezquita chiita en el este de Bagdad que fue reivindicado por el EI, informaron fuentes de seguridad y unos socorristas.

El atentado, cometido por un kamikaze en el barrio de Obeidi, causó también al menos 19 heridos, añadieron las fuentes.

El EI reivindicó el atentado en un comunicado publicado en internet, en el que afirma que fue perpetrado por "Abu Salem" con un cinturón de explosivos.

El grupo yihadista sunita suele atentar contra civiles chiitas, una comunidad mayoritaria en el país a la que considera hereje. En noviembre, reivindicó un atentado contra una mezquita del sur de Bagdad que causó al menos seis muertos y 19 heridos.

El EI ocupa parte del territorio iraquí, al oeste y al norte de Bagdad, desde su ofensiva fulgurante lanzada en 2014.

AFP