Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Voluntarios sirios de cuerpos civiles de defensa retiran los escombros de un edificio para sacar el cuerpo de un fallecido en un ataque de las fuerzas gubernamentales, el 27 de mayo de 2016, en Alepo

(afp_tickers)

Las fuerzas de élite iraquíes se desplegaron el sábado en los alrededores de Faluya, en manos del grupo Estado Islámico (EI), mientras decenas de miles de civiles seguían atrapados en esta ciudad al oeste de Irak que Bagdad trata de reconquistar, con el apoyo de Estados Unidos.

Mientras, en Siria, en la provincia de Alepo, cerca de la frontera turca, unos 165.000 desplazados estaban amenazados por una ofensiva del grupo yihadista, que ha conseguido avanzar y tomar el control de localidades rebeldes, según la ONU.

Este avance se produce después de la ofensiva lanzada el martes contra los yihadistas por las fuerzas árabokurdas, apoyadas por Estados Unidos, en la provincia vecina siria de Raqa, donde los civiles buscan refugiarse en lugares seguros.

Del otro lado de la frontera, en Irak, decenas de miles de civiles se encontraban bloqueados en Faluya, controlada por el EI, que las fuerzas iraquíes, con el apoyo igualmente de Estados Unidos, intentan reconquistar desde el lunes.

Casi una semana después del inicio de la ofensiva a Faluya, la llegada de fuerzas antiterroristas (CTS) marcan una nueva fase en los combates contra los yihadistas.

"Las fuerzas de élite del servicio antiterrorista, la policía de Al Anbar y combatientes de las tribus locales (...) han alcanzado los campos de Tarek y Mazraa", al sur y al este de Faluya, dijo a la AFP Abdelwahab al Saadi, comandante en jefe de la operación en Faluya.

"Estas fuerzas entrarán en Faluya en las próximas horas para liberarla de Dáesh (acrónimo en árabe del EI)", aseguró.

- Situación crítica para los civiles -

En Irak, la situación en Faluya "es cada día más crítica" para los civiles, según el Consejo Noruego para los Refugiados, señalando que los habitantes de "barrios enteros han sido desplazados a la zona misma de los combates sin ninguna salida segura para escapar".

La ONU considera dramáticas las condiciones de cerca de 50.000 civiles bloqueados en esta ciudad a 50 km de Bagdad, sin comida, agua potable ni medicamentos.

En Siria la situación de los civiles también está al límite. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), las ONG Human Rights Watch (HRW) y Médicos Sin Fronteras (MSF), así como la oposición y militantes sirios, temen especialmente por la situación de los desplazados alrededor de la región de Azaz, en el norte de la provincia de Alepo.

Los yihadistas pretender arrebatar a los rebeldes sirios esta ciudad y la vecina Marea, donde ya han llegado y han tenido lugar enfrentamientos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). En la ciudad, a unos 30 km al sureste de Azaz, aún residen 15.000 habitantes.

- Intentar huir -

ACNUR se mostró preocupado en un comunicado por "los miles de civiles vulnerables afectados por los combates", mencionando los 165.000 desplazados de Azaz, y alertó de su situación a las autoridades turcas, que rechazan desde hace meses reabrir la frontera, señalando su derecho a un "pasaje seguro".

En el quinto día de la ofensiva lanzada por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) para echar al EI del norte de la provincia de Raqa, la coalición internacional dirigida por Estados Unidos atacó las posiciones del grupo, según el OSDH, que habla de un balance de 45 yihadistas muertos desde el martes.

Las FDS, según el OSDH, tomaron algunas ciudades pero no registraron "avances estratégicos" frente al EI, grupo responsable de terribles abusos en las regiones bajo su control en Siria y en Irak, y de atentados mortíferos en Oriente Medio, África y Europa.

En las regiones controladas en Raqa, el EI prohíbe salir a los civiles, que intentan de todas formas huir a través del desierto, pagando a los traficantes de personas.

Ante la ayuda que Washington proporciona por tierra --entrenamiento y experiencia-- a las fuerzas kurdas en el norte de Siria, Turquía volvió a la carga condenando este apoyo a combatientes que considera "terroristas". El presidente Recep Tayyip Erdogan acusó también a Estados Unidos de falta de "honestidad".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP