Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de combatientes árabes y kurdos apoyados por Estados Unidos, inspeccionando la presa de Tabqa el 27 de marzo de 2017, tras recapturar una parte del lugar, en manos yihadistas

(afp_tickers)

Combatientes árabes y kurdos sirios intentaban avanzar este lunes hacia la ciudad siria de Tabqa, para controlar la localidad y la presa homónima, un punto clave si quieren estrechar un poco más el cerco en torno al grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Raqa, su "capital".

El domingo, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por aire por la coalición internacional dirigida por Estados Unidos y por tierra por los consejeros militares estadounidenses, conquistaron el aeropuerto militar de Tabqa, una etapa importante en su ofensiva para expulsar al EI de Raqa, en el norte del país.

Las FDS, que intentan asegurar el aeropuerto, quieren avanzar en dirección a la ciudad de Tabqa y a la presa homónima.

Si esta alianza que combate al EI logra tomar la presa, controlaría el río Éufrates y quedaría a sólo 40 km de Raqa.

Esta obra hidráulica es la más importante de Siria. Un periodista de la AFP en el terreno informó que las FDS pudieron entrar el lunes en el complejo pero que éste todavía está bajo control de los yihadistas.

En el camino hacia la entrada habían restos de carcasas de vehículos, dos carros volcados en el agua y combatientes muertos.

- 'Avanzar y cercar' -

La presa de Tabqa, la más grande de Siria, no funciona desde el domingo, después de que bombardeos en el sector dejaran "fuera de servicio (la central eléctrica) que da electricidad al dique", según un responsable técnico en el lugar. Esto podría suponer una peligrosa crecida del agua.

A principios de 2014, el EI tomó el control de la ciudad de Raqa, convertida en su "capital" de facto en Siria, antes de apoderarse por completo de la provincia del mismo nombre.

Pero la organización perdió enseguida el 65% de la provincia, de los cuales un 40% desde el inicio en noviembre de 2016 de la ofensiva de las FDS para expulsar al EI de Raqa.

Según Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), la toma del aeropuerto permitirá a las FDS "avanzar y cercar la ciudad de Tabqa" antes de conquistarla. El aeropuerto "también puede servir como punto de partida para las próximas operaciones militares" en dirección a Raqa.

La semana pasada, la coalición internacional utilizó helicópteros de ataque y artillería para apoyar la ofensiva de las FDS sobre este dique estratégico.

En junio de 2016, las fuerzas del régimen intentaron, en vano, reconquistar Tabqa.

El viernes, el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, afirmó que Raqa estaba cercada y que la batalla para recuperar la ciudad comenzaría "en los próximos días".

Pero Talal Sello, portavoz de las FDS, consideró por su parte que "la operación para asediar Raqa tomará varias semanas, y esto permitirá después lanzar oficialmente la operación" para liberar la ciudad.

- Cumbre de la Liga Árabe -

Desencadenada en marzo de 2011 tras la represión de las manifestaciones que pedían reformas, la guerra en Siria ha provocado ya más de 320.000 muertos y se ha convertido en un complejo conflicto que implica a actores nacionales, locales e internacionales.

El lunes, el jefe de la delegación de la oposición, Nasr al Hariri, reiteró que el presidente "Bashar al Asad y su camarilla", no "pueden tener ningún rol" en el futuro, ni siquiera a corto plazo.

El delegado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, llegó este lunes en Jordania para asistir el miércoles a la cumbre de la Liga Árabe.

El jefe de la organización panárabe, de la cual Siria fue suspendida en 2011, exhortó a los Estados miembros a desplegar más esfuerzos para resolver el conflicto sirio.

"No es justo que una crisis tan terrible como esta se encuentre en manos de las potencias internacionales y regionales que pueden hacer y deshacer y controlar, acorde a sus propios intereses", declaró Ahmed Abul Gheit, que se refirió a una "grave amenaza para la seguridad árabe".

AFP