AFP internacional

Humo en Trípoli el 26 de mayo de 2017, tras los enfrentamientos entre las fuerzas leales al Gobierno de Unión Nacional (GNA) libio, respaldado por la ONU, y milicias rivales

(afp_tickers)

Las fuerzas leales al Gobierno de Unión Nacional (GNA) libio, respaldado por la ONU, registraron este sábado la baja de 52 soldados, muertos en los ataques del día anterior en Trípoli, y afirmaron haber repelido un ataque de grupos rivales.

Este sábado por la mañana, primer día del mes de ayuno del ramadán, la situación estaba relativamente tranquilada en la capital libia, aunque en el sur de Trípoli se escucharon algunos disparos intermitentes.

Hachem Bichr, un responsable de seguridad, indicó que las fuerzas leales al GNA rechazaron el viernes un ataque de los grupos rivales que intentaban retomar sus posiciones en el centro de la ciudad.

No obstante, los enfrentamientos causaron 52 bajas en las filas de los grupos armados alineados con el GNA.

Entre ellos, Bichr señaló la "ejecución" de 17 miembros de una fuerza leal con base en el barrio de Abu Slim, donde los combates fueron más violentos.

No ha sido posible verificar por el momento estas informaciones ni el balance de fuente médica o independiente.

El último balance anunciado el viernes por la noche por el Ministerio de Sanidad era de 28 muertos y más de 100 heridos, sin precisión sobre quién eran las víctimas.

Los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU condenaron el viernes por la noche la escalada de violencia en Trípoli, "llamando a todas las partes en Libia a demostrar la retención".

Por su parte, las fuerzas pro GNA anunciaron en sus cuentas de Facebook haber vencido a sus rivales y haber mantenido sus posiciones en la capital.

Además pudieron tomar el control de la prisión en la que están detenidos los principales dirigentes del antiguo régimen, como el último primer ministro de Muamar Gadafi, Baghdadi Al Mahmudi, y el exresponsable de los servicios de inteligencia, Abdalá Senusi, ambos condenados a muerte en 2015.

La prisión de Al Hadhba estaba hasta la fecha controlada por Jaled Sherif, ex viceministro de Defensa del antiguo Gobierno de la coalición Fajr Libya, que se apoderó de Trípoli en 2014.

El GNA acusó al exjefe del Gobierno Jalifa Ghawil, así como a otro líder de Fajr Libya, Salah Badi, de estar detrás de los ataques del viernes.

Tras violentos combates, las fuerzas leales al GNA expulsaron en marzo a los grupos rivales de sus feudos en Trípoli, en el centro de la ciudad y sus alrededores.

Por el momento, las fuerzas leales al GNA continúan luchando para establecer su autoridad en la capital, así como en el resto del país.

AFP

 AFP internacional