Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Desplazados sirios de la ciudad de Afrin en Ain Dara, en el norte de la provincia de Afrin (norte de Siria), el 12 de marzo de 2018

(afp_tickers)

Las fuerzas armadas turcas y los rebeldes sirios aliados rodearon el martes la ciudad kurda de Afrin, en el norte de Siria, lo que aumenta los temores de un nuevo drama humanitario en este país en guerra.

Los combates en Siria, que el jueves entra en su octavo año de conflicto, continúan en varios frentes, entre ellos el enclave rebelde de Guta Oriental, donde la ofensiva del régimen dejó más de 1.100 muertos en menos de un mes y donde decenas de civiles tuvieron que ser evacuados el martes.

El ejército turco anunció que terminó de cercar la ciudad de Afrin, donde viven unas 350.000 personas, y es el principal objetivo de la ofensiva que lanzó el 20 de enero contra la fuerza kurda Unidades de Protección Popular (YPG).

Un portavoz de las YPG, Birusk Hasakeh, negó desde Afrin que la ciudad esté sitiada pero afirmó que el último acceso que permitía salir fue bombardeado.

"Estamos preparados para una larga batalla. Resistiremos", declaró a la AFP.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) afirmó que las fuerzas turcas buscan presionar a los civiles a salir del lugar "para concluir la operación lo antes posible".

Más de 200 civiles han muerto desde el 20 de enero, según esta oenegé.

Observadores y organismos humanitarios han expresado su preocupación frente a una eventual embestida de Afrin. El lunes cientos de personas huyeron de la ciudad ante el temor de un ataque inminente, indicó el OSDH.

Turquía acusa a las YPG de tener vínculos con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), la organización armada de los kurdos turcos que lleva a cabo una guerra de guerrillas.

El PKK está considerado una organización "terrorista" por Turquía y sus aliados occidentales. No obstante, Estados Unidos apoya a las YPG en la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI) en Siria.

- Evacuaciones en Guta -

Las fuerzas leales al presidente Bashar al Asad continuaron la ofensiva lanzada el 18 de febrero contra el enclave rebelde de Guta Oriental, al este de Damasco, con bombardeos aéreos, disparos de artillería y lanzamiento de cohetes.

Está ofensiva generó preocupación internacional. El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución el mes pasado pidiendo un alto el fuego de 30 días que permitiera la entrega de ayudas y evacuaciones médicas, pero de momento solo se logró de forma esporádica.

La ofensiva de las tropas prorrégimen en este bastión rebelde mató a 1.196 civiles, incluidos 245 niños, e hirió a más de 4.640 más desde el 18 de febrero, según el OSDH.

Este martes se logró la evacuación del enclave de decenas de civiles, incluidos casos de personas con situaciones médicas de emergencia, informaron varias fuentes coincidentes, un día después que la ONU anunciara que 1.000 personas estaban en estado crítico.

Una fuente militar siria precisó a la AFP que pudieron evacuar 24 hombres, 44 mujeres y 78 niños, 10 de ellos enfermos. El OSDH dijo que este operativo se realizó en las ciudades de Duma y Rihane (norte), que están bajo control de Yaish al Islam, uno de los dos principales grupos rebeldes de Guta.

En el paso de Al Wafidin, una corresponsal de la AFP pudo ver un grupo de mujeres, niños y ancianos esperando sentados en sillas de plástico. Tres ambulancias de la Media Luna Roja trasladarán a estas personas a centros de refugio del régimen.

Al sur de Damasco, el ejército sirio procedió por otra parte a la evacuación de varios cientos de combatientes islamistas del distrito de Qadam, para conducirlos a territorio rebelde en el noroeste de Siria, según el OSDH.

La guerra en Siria comenzó en marzo de 2011, con la represión por el régimen de manifestaciones prodemocracia. Con el correr de los años y la entrada de diferentes actores, el conflicto se fue volviendo más complejo y, según el OSDH, dejó más de 350.000 muertos.

Una responsable de la ONU denunció el martes ante el consejo de derechos humanos de Ginebra una "monstruosa indiferencia" hacia el sufrimiento de millones de niños en Siria.

Kate Gilmore expresó una particular preocupación por los 125.000 niños de Guta Oriental "muchos de los cuales sufren malnutrición grave" y están en su mayoría "profundamente traumatizados".

burs-mm/dr/sgf.zm/pb/mb-acc

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP