Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista general de la aldea francesa de Puget-Théniers, el 28 de abril de 2017

(afp_tickers)

"Nos han machacado durante más de 40 años". La idílica aldea de Puget-Théniers es un claro ejemplo de esta ola de indignación en las zonas rurales de Francia, que se ha traducido en el voto a la extrema derecha.

A medio camino entre las montañas y el Mediterráneo, este pueblo meridional fue contundente en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 23 de abril: el 37% de los 1.300 votantes apoyaron a la líder del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, y el 18% al izquierdista Jean-Luc Mélenchon.

Otros candidatos 'antisistema' sumaron un 10%.

"Estamos hartos de nuestros líderes que favorecen a los grupos financieros, las aseguradoras, los banqueros", afirma Leo Vellutini, de 56 años, mientras bebe algo con unos amigos en la plaza del pueblo.

Nadie en su mesa tiene nada bueno que decir de la política francesa. Y todos votarán por Le Pen en la segunda vuelta del domingo, frente al centrista proeuropeo Emmanuel Macron.

"Nos han machacado durante más de 40 años", asegura un jubilado, de unos 70 de edad.

"Como en todas las zonas rurales de Francia, la aldea va mal", admite el alcalde de la localidad, Robert Velay, en el ayuntamiento desde el que se puede admirar los Alpes.

- Nostalgia de tiempos mejores -

Las granjas han ido desapareciendo y con ellas las tiendas locales, el empleo. Los habitantes conducen ahora hasta las grandes superficies o se conectan a internet para hacer sus compras.

La nostalgia es palpable. "Ahora hay más gente que tiene lavadoras pero, ¿vivimos mejor?". Se pregunta el alcalde. "Debemos mirar hacia atrás para ver lo que funcionó en el pasado", añade.

En estas elecciones, el desencanto generalizado en las zonas rurales ha aupado más que nunca al Frente Nacional.

Los candidatos de los dos partidos tradicionales, el conservador François Fillon y el socialista Benoît Hamon, fueron eliminados en la primera vuelta.

Y pocos en el pueblo creen que Macron -exministro de Economía del presidente François Hollande- pueda aportarles la solución.

Su cuartel general en París, rebosante de veinteañeros en zapatillas deportivas que se desplazan a los mítines con sus ordenadores portátiles, les parece algo a años luz de las apacibles calles empedradas de Puget-Théniers.

No hay duda de que los guiños de Le Pen al "pueblo olvidado", sobrepasado por los grandes cambios económicos y tecnológicos, encuentra aquí un terreno fértil.

"Los seguidores de Le Pen quieren otro tipo de Francia, una Francia del pasado", apunta Sylvie Poitte, una vecina de 70 años que gestionaba varias peluquerías.

No obstante, Poitte admite que la vida era mejor cuando llegó con sus tres hijos en los años 80. "Si llegara ahora, no me quedaría", apostilla.

- El filón histórico -

Le Pen y el Frente Nacional, partido fundado en 1972, siempre han contado con un apoyo fuerte en el sur de Francia.

Un mapa del demógrafo francés Hervé Le Bras evidencia hasta qué punto sus bastiones en el sur del país y los más recientes en el noreste coinciden con focos de desempleo, pobreza y un nivel de educación bajo.

Hay una excepción a esta correlación: las zonas populares de las grandes ciudades no votan en general por Le Pen, algo que Le Bras atribuye a que están "en contacto con el mundo".

El FN explota además un filón histórico, al defender a los llamados 'pieds noirs', los blancos instalados en Argelia antes de la independencia de la excolonia de Francia en 1962, y que se vieron obligados a regresar a la metrópolis.

Olas de migrantes árabes les siguieron para trabajar en las fábricas francesas.

Jean-Yves Camus, experto en la extrema derecha, afirma que al vivir junto a los que achacaban su infortunio, entre los 'pieds noirs' surgió el resentimiento.

Otros, como el sociólogo Jean Viard, afirma que los nativos del sur han visto su identidad peligrar con las llegadas desde el norte de Francia y una explosión del turismo.

Sin embargo, ni la inmigración ni la inseguridad, dos temas centrales de la campaña de Le Pen, parecen ser problemáticos para los habitantes de Puget-Theniers.

Mucha gente vive con las puertas de sus casas abiertas, aunque el alcalde Velay recuerda que varios jóvenes se desplazaron a "la ciudad" y fueron atacados por "magrebíes".

Martine Tescher, al frente de una galería de arte del pueblo, atribuye el voto al Frente Nacional al miedo, tras una ola de ataques islamistas registrados en Francia.

"Cuando encendemos la televisión, nunca hay nada positivo. Esto mantiene a la gente en un clima de terror", asegura.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP