Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fotografía tomada el 3 de diciembre de 2015 en el aeropuerto Charles de Gaulle, cercano a París, que muestra la orden de busca de Salah Abdeslam (i) y Mohamed Abrini

(afp_tickers)

Un mes después de los atentados de París del 13 de noviembre, reivindicados por el Estado Islámico (EI) y en los que murieron 130 personas, sigue avanzando la investigación, pero todavía quedan muchas preguntas sin respuesta.

- Dos hombres en el punto de mira -

Dos hombres están en el punto de mira de la policía.

El primero es Salah Abdeslam, el hermano de un kamikaze que se hizo estallar frente a un café. Se trata de un francés de 26 años, 1 metros 75 centímetros, ojos marrones y pelo engominado que fue visto en París durante los atentados y luego en Bélgica, pero desde entonces no ha podido ser localizado.

El segundo es Mohamed Abrini, con doble nacionalidad belga y francesa, con barba, 1 metros 75 centrímetros de altura y de corpulencia atlética, que fue filmado por una cámara de seguridad junto a Abdeslam dos días antes de los atentados.

Hasta ahora, no se ha podido dilucidar por qué Salah Abdeslam no se hizo estallar como los demás suicidas, quizás porque tuvo miedo o porque su cinturón de explosivos no funcionó.

Tampoco se sabe por qué los tres kamikazes que se hicieron estallar cerca del Estadio de Francia, en las afueras de París, lo hicieron en lugares aislados en vez de hacerlo en zonas concurridas, donde habrían provocado muchas más víctimas.

También queda por determinar quién ordenó los atentados y si fueron ideados por altos responsables del Estado Islámico. Tampoco se conoce el papel de Fabien Clain, una figura del yihadismo francés, que leyó el comunicado en el que se reivindicaron los ataques.

Por el momento, Abdelhamid Abaaoud, de doble nacionalidad belga y marroquí, es considerado el organizador. Abaaoud murió el 18 de noviembre en el asalto de la policía al apartamento en Saint-Denis (norte de París) en el que se encontraba.

- Atacantes sin identificar -

Tres de los nueve kamikazes, aunque podría haber habido más, todavía no han sido identificados: dos en el Estadio de Francia y otro que murió a causa de su cinturón de explosivos el 18 de noviembre en Saint Denis.

En el terreno judicial, en Francia hay dos imputados, Jawad Bendaoud, que proporcionó el piso de Saint Denis a Abaaoud, y su allegado, Mohamed S., de 25 años.

En Bélgica, han sido inculpadas ocho personas con distintos grados de implicación en los atentados y en Turquía fue detenido un belga de origen marroquí. Según la prensa, varias personas en el Reino Unido presuntamente estuvieron en contacto con Abaaoud.

AFP