Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Esta foto, publicada por "Society 4 Climate Change Communication" el 14 de agosto de 2017, muestra las calles inundadas de Regent, cerca de Freetown, capital de Sierra Leona

(afp_tickers)

Al menos 312 personas murieron este lunes y más de 2.000 perdieron sus casas en la capital de Sierra Leona, Freetown, donde fuertes lluvias provocaron inundaciones.

Un periodista de la AFP presente en el lugar de la catástrofe vio a habitantes que se llevaban los cuerpos de algunas víctimas y casas sumergidas en dos áreas de la ciudad donde las calles quedaron inundadas por ríos de lodo.

El balance de víctimas podría crecer, explicó a la AFP un portavoz de la Cruz Roja, Patrick Massaquoi, ya que los equipos de rescate siguen recorriendo los barrios de la ciudad donde las calles están inundadas y algunas casas quedaron sumergidas por corrimientos de tierra.

Poco antes, un empleado del hospital Connaught de Freetown, Mohamed Sinneh, informó que al menos 180 cadáveres habían llegado a la morgue del establecimiento, entre ellos muchos niños. Según él, el lugar se quedó sin espacio para acoger al "abrumador número de muertos".

Otros muchos cadáveres fueron trasladados a morgues privadas, añadió Sinneh.

En imágenes conseguidas por la AFP, se ve cómo un río de lodo naranja inunda una calle empinada de la capital, y en vídeos difundidos por medios locales, habitantes de la capital intentan cruzar una calle con el agua hasta la cintura.

Fatmata Sesay, que vive en la colina de Juba, contó que sus tres hijos y su marido habían despertado al oír el ruido que hacía la lluvia al golpear la casa de barro en la que viven, que ya estaba sumergida por el agua en ese momento.

Logró escapar subiéndose al tejado. "Lo hemos perdido todo y no tenemos donde dormir, dijo.

- Un peligro recurrente -

Una oenegé local, Society 4 Climate Change Communication, publicó en Twitter la foto de cinco cadáveres manchados de barro, entre ellos el de una niña. En vídeos difundidos por esa oenegé, se observan calles inundadas por ríos desbordados.

Una parte de la colina que domina el barrio de Regent se derrumbó sobre varias casas, agravando las consecuencias del desastre, según los medios locales.

Una responsable de los equipos de rescate, Candy Rogers, aseguró que "más de 2.000 personas se quedaron sin hogar", dando a entender el enorme esfuerzo humanitario necesario para ayudar a las víctimas de las inundaciones en un país donde cerca del 60% de la población vive por debajo del umbral de pobreza nacional, según la ONU.

Las inundaciones son un peligro recurrente en Sierra Leona, donde las lluvias torrenciales se llevan a menudo por delante las viviendas precarias de algunos residentes.

En Freetown, una ciudad superpoblada de cerca de 1.2 millones de habitantes, llueve seis meses al año.

En septiembre de 2015, inundaciones causaron 10 muertos en la capital, donde cerca de 9.000 personas perdieron su casa.

El ministro de Salud alertó entonces contra los riesgos sanitarios relacionados con las inundaciones, como el cólera.

Junto con Guinea y Liberia, Sierra Leona forma parte de los países de África occidental más afectados por la epidemia de ébola que mató a más de 11.300 personas entre 2013 y 2016.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP