Navigation

Las malversaciones en el banco del Vaticano han "quedado atrás", afirma su nuevo presidente

El nuevo presidente del Instituto para las Obras Religiosas (IOR), el banco vaticano, Jean-Baptiste de Franssu, en su rueda de prensa de presentación del nuevo marco económico para la Santa Sede, el 9 de julio de 2013 en el Vaticano afp_tickers
Este contenido fue publicado el 10 julio 2014 - 10:37
(AFP)

"Las operaciones delictivas" que empañaron la reputación del Instituto de Obras Religiosas, el banco del Vaticano, han "quedado atrás", afirmó este jueves su nuevo presidente, el francés Jean-Baptiste de Franssu.

"Creo que ha habido en el pasado mucha exageración y focalización sobre este establecimiento", declaró a la radio Europe 1 De Franssu, nombrado la víspera presidente del IOR por el papa Francisco. "Dicho esto, hubo en efecto operaciones delictivas, pero han quedado atrás" y "hoy las reglas son estrictas", agregó. "El Papa se guía por tres grandes principios en lo que respecta a las actividades administrativas y financieras: la transparencia, la responsabilidad y la tolerancia cero. Él no protegerá a nadie", ni "siquiera en el seno de la Iglesia", explicó.

El IOR fue acusado de blanqueo de dinero sucio, incluso de la mafia, y de malversaciones en la gestión de cuentas. En 2012, el entonces presidente de la institución fue destituido y se planteó la liquidación pura y simple del banco. Benedicto XVI emprendió entonces una profunda reforma, y se cerraron "unas 2.000 cuentas", recordó De Franssu.

Hoy el IOR tiene 15.500 clientes de congregaciones, diócesis y personas que trabajan en el Vaticano, precisó. El banco administra 6.000 millones de euros, de ellos 2.000 millones en depósitos y 3.400 millones en productos de gestión. "El objetivo es ganar dinero para permitir al Santo Padre y a la Iglesia seguir ayudando a los pobres y propagando la fe", dijo.

Jean-Baptiste de Franssu, un católico practicante de 51 años, fue durante mucho tiempo presidente de la firma de gestión de inversiones Invesco-Europe. En 2013 participó en la comisión encargada de controlar y poner orden en el banco del Vaticano.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.