Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los yemeníes conmemoran el 26º aniversario de la reunificación del país el 22 de mayo de 2016 en Saná

(afp_tickers)

El enviado de la ONU para Yemen aseguró este miércoles que las negociaciones de paz entre el Gobierno y los rebeldes hutíes que se llevan a cabo en Kuwait han permitido avanzar hacia un acuerdo.

"Estamos avanzando hacia un entendimiento general que abarca las expectativas y las visiones de todas las partes", indicó en un comunicado Ismail Ould Cheikh Ahmed.

"Las discusiones se han vuelto más sensibles y delicadas, lo cual nos acerca a un acuerdo global", agregó el enviado, que se aprestaba a viajar a Nueva York para informar de la situación al Consejo de Seguridad de la ONU.

Las negociaciones se iniciaron el 21 de abril, pero fueron interrumpidas varias veces por el Gobierno. Los contactos directos se reanudaron el lunes, después de una interrupción de casi una semana.

El conflicto yemení se desencadenó tras una ofensiva en julio de 2014 de los chiitas hutíes que se apoderaron de la capital, Saná, y de vastas regiones. Una coalición árabe dirigida por Arabia Saudí en apoyo del presidente Rabbo Mansur Hadi frenó en marzo de 2015 su avance.

El conflicto en este país del suroeste de la Península Arábiga, situado frente al Cuerno del África, ha dejado 6.400 muertos, 30.500 heridos y 2,8 millones de desplazados en algo más de un año, según las estimaciones de la ONU.

Ould Cheikh Ahmed dijo que las discusiones del martes se centraron en "varios asuntos militares y de seguridad, entre ellas las del repliegue y el movimiento de tropas". "Actualmente trabajamos en la superación de varios obstáculos y en la solución de detalles concretos sobre un mecanismo de aplicación", agregó.

Las negociaciones aparentemente se desbloquearon después de que el ministro de Relaciones Exteriores y responsable de la delegación yemení dijera el lunes que el Gobierno estaba dispuesto a hacer concesiones.

El Gobierno exige que los rebeldes apliquen la resolución 2216 del Consejo de Seguridad, que prevé la retirada de los hutíes de las zonas ocupadas, entre ellas Saná y la devolución del armamento pesado robado al ejército.

Los hutíes, aliados a los partidarios del derrocado presidente Ali Abdala Saleh y acusados de ser aliados de Irán, supeditan por su lado el acatamiento de esa resolución a la formación de un Gobierno de transición de consenso.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP