Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El negociador británico para el Brexit, David Davis (i), y su contraparte europeo, Michel Barnier, durante una rueda de prensa el 31 de agosto de 2017 en la sede de la Comisión Europea, en Bruselas

(afp_tickers)

Las negociaciones sobre el Brexit se convirtieron este jueves en un diálogo de sordos, con ambas partes acusándose mutuamente por los escasos avances obtenidos, en particular en el espinoso tema de la factura financiera por la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Europeos y británicos terminaron en Bruselas una tercera ronda de conversaciones, iniciada el lunes con malos auspicios: la UE había pedido a Londres que empezara a "negociar de forma seria".

"Esta semana hemos aportado aclaraciones útiles sobre muchos puntos", dijo a la prensa el negociador jefe del bloque, Michel Barnier, en la sede de la Comisión Europea.

Citó como un ejemplo las conversaciones "fructíferas" sobre el futuro de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

"Pero no hay ningún progreso decisivo sobre los temas principales" del divorcio, precisó Barnier, y subrayó que subsisten dificultades sobre la "factura financiera" del Brexit que deberá abonar Londres.

- Más "flexible" -

Aunque Londres está impaciente por poder abordar sus acuerdos comerciales post-Brexit con la UE, "estamos lejos de constatar progresos suficientes como para poder recomendar al Consejo Europeo (los dirigentes de los 27) que se inicien las conversaciones sobre la futura relación con el Reino Unido", aseguró Barnier.

A su lado, su homólogo británico, David Davis, intentó ser menos negativo.

"Hemos tenido algunos progresos concretos", dijo, pero lamentó que "el enfoque británico sea significativamente más flexible y pragmático" que el de la UE en las negociaciones.

Los 27 países que permanecerán en la UE han fijado tres prioridades absolutas: la factura que deberá pagar Reino Unido, el futuro de los ciudadanos europeos en territorio británico y el de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Solamente bajo la condición de haber realizado "progresos suficientes" en estos ámbitos, los 27 aceptarán debatir, en una segunda fase de negociaciones, la "relación futura" con Reino Unido en el plano comercial.

Londres presentó por primera vez esta semana su propio análisis jurídico de la factura que deberá pagar al abandonar la UE, para respetar compromisos ya adquiridos, especialmente en el marco de los presupuestos europeos.

"Todavía hay divergencias que superar", admitió Davis. "¡Tenemos un deber ante nuestros contribuyentes!", afirmó.

La suma que Londres debería pagar para finiquitar sus compromisos financieros en el seno de la UE es evaluada oficiosamente del lado europeo en entre 60.000 y 100.000 millones de euros, pero Londres rechazaría pagar más de 40.000 millones, según la prensa británica.

- Blair en la Comisión -

"Debe quedar totalmente claro que no iniciaremos ninguna negociación sobre (...) nuevas relaciones, en especial económicas y comerciales, entre el Reino Unido y Europa antes de que se resuelvan todos los temas relativos al artículo 50, por tanto, el divorcio", recordó el martes el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker.

"He leído con mucha atención los documentos presentados por el Gobierno de Su Majestad: ninguno es realmente satisfactorio, por lo tanto aún hay muchos temas por resolver", advirtió.

Cuando se terminaba esta tercera ronda de negociaciones, Juncker recibió este jueves al ex primer ministro laborista Tony Blair, opuesto al Brexit. "No hay en ello ningún complot", aseguró un portavoz del Ejecutivo europeo.

El Labour, partido de oposición laborista, adoptó hace algunos días una posición mucho más eurófila que la del Gobierno conservador de Theresa May, abogando por permanecer en el mercado único europeo durante un periodo de transición post-Brexit.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP