AFP internacional

El barco de rescate de migrantes 'VOS Prudence', de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), atracado en el puerto italiano de Catania el 5 de mayo de 2017

(afp_tickers)

Más de 20 operaciones de rescate de migrantes se llevaban a cabo este viernes en el Mediterráneo, lejos de la polémica desatada en Italia sobre el papel de la ONG que ayudan a salvar vidas cerca de las costas de Libia.

"Hay 20 lanchas en dificultades frente a las costas de Libia y la situación, ya difícil, se ha agravado con la presencia de personas en el mar", explicó Mathilde Auvillain, del servicio de prensa de la ONG SOS Méditerranée.

Sin embargo, ésta, junto a otras, son atacadas desde hace días por su presunta "complicidad" con los traficantes que operan en Libia, tanto por magistrados como por políticos italianos.

"Somos objeto de un ataque político, probablemente porque damos voz a quienes salvamos en el mar y porque señalamos con el dedo el fracaso de Europa al responder" a esta crisis, considera por su parte Michele Trainti, coordinador de operaciones de rescate de Médicos Sin Fronteras (MSF).

'Vos Prudence', el navío de MSF, desembarcó este viernes en Catania seis cuerpos rescatados en el Mediterráneo, cinco de los cuales eran de jóvenes africanas de entre 16 y 35 años.

"Creemos que estuvieron en el agua alrededor de una semana, no podemos ser más precisos a causa del avanzado estado de descomposición de los cuerpos", declaró a la AFP Elena Zandanel, de 33 años, enfermera en MSF.

En lo que va de este año, más de 1.000 personas han fallecido en el mar.

"Tememos que la situación empeore con la llegada del verano y el buen tiempo. La situación en Libia se vuelve más crítica cada día que pasa. Hemos escuchado historias de violencia, torturas y violaciones, incluyendo de familias enteras", agregó Trainiti.

- Nunca es 'demasiado pronto' -

Las ONG están en el punto de mira del fiscal de Catania, Carmelo Zuccaro. Éste afirmó recientemente que varias intervenciones de sus navíos (de las ONG) habían tenido lugar antes incluso de que los migrantes pidieran ayuda, lo que, según él, es indicativo de posibles contactos previos entre los pasadores y las ONG.

"Nunca es 'demasiado pronto' cuando uno habla de rescates. En virtud de la ley del mar, desde el momento en el que esas lanchas parten, son embarcaciones en peligro, pues transportan diez veces más personas del número máximo previsto", explicó al respecto Trainiti.

Una lancha así "no necesita enviar una señal de peligro, no necesita pedir ayuda, la ley del mar dice que es una embarcación que necesita asistencia. Punto", agregó.

En la mitad de estos casos, las operaciones de rescate no resultan de un aviso de los servicios guardacostas italianos, que coordinan todas las operaciones de rescate en esta parte del Mediterráneo, confirmó su jefe, el contraalmirante Nicola Carlone, ante el Parlamento italiano esta semana.

Los socorristas detectan directamente la embarcación y éstos avisan a los guardacostas, indicó.

El jueves, el diario italiano Corriere della Sera citó un informe de Frontex que supuestamente menciona llamadas directas de pasadores a ONG. Pero la portavoz de esta agencia europea, encargada del control de las fronteras exteriores de la UE, negó que Frontex hubiera acusado a ninguna ONG.

Con el apoyo de la derecha, la Liga Norte (antieuro y antinmigrantes), el Movimiento 5 Estrellas (populista) e incluso el ministro de Relaciones Exteriores (de centroderecha), Zuccaro pidió esta semana que se puedan registrar las conversaciones a través de telefonía por satélite y que los aviones de la marina vigilen a los barcos de las ONG.

En total, casi 550.000 migrantes llegaron a Italia entre 2013 y 2016 y 37.000 lo han hecho en lo que va de año, todos procedentes de Libia.

AFP

 AFP internacional