Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Transeúntes pasando junto a cubos de basura en los que se acumulan las bolsas y cartones en el centro de París, el 8 de junio de 2016, en una nueva protesta que se une a la ferroviaria a dos días del inicio de la Eurocopa

(afp_tickers)

Las protestas y las huelgas seguían este miércoles en Francia a dos días del comienzo de la Eurocopa de fútbol, con la amenaza de un nuevo paro que podría dejar las calles de París llenas de basura.

El partido Francia-Rumanía inaugura el viernes por la noche la competición, un evento que verán millones de telespectadores en todo el mundo.

Las autoridades prevén ocho millones de espectadores, dos de ellos procedentes del extranjero, en los estadios de la competición.

Tras los atentados yihadistas de enero y noviembre de 2015 en París, las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia han movilizado todos sus medios para evitar un ataque.

Estados Unidos y Gran Bretaña han expresado su temor a que los estadios, las 'fan zones' (zonas al aire libre donde la gente ve los partidos en pantalla gigante) o los transportes públicos se conviertan en objetivos yihadistas.

Por el momento la principal preocupación del gobierno son los movimientos sociales, con huelgas en los trenes, manifestaciones y una protesta de los empleados de recolección de basura de la región parisina que podría afectar la recogida de basuras en la capital.

Este miércoles los tres principales centros de tratamiento de basuras de las afueras de París volvían a estar bloqueados por los manifestantes por décimo día consecutivo.

La consecuencia es que en las calles de París ya empiezan a verse montones de basuras sin recoger, una imagen desastrosa para Francia a pocas horas de la Eurocopa.

Por su parte sigue el conflicto en la SNCF, la compañía ferroviaria pública, por una cuestión de organización del tiempo de trabajo. La circulación de trenes se vio perturbada de nuevo este miércoles, con los trenes que conectan París con las afueras llenos a rebosar.

La huelga se mantendrá el jueves, anunciaron los sindicatos, a pesar de las largas negociaciones y una oferta de acuerdo de la dirección de la empresa.

Por ahora los llamamientos del presidente francés, el socialista François Hollande, y de su primer ministro, Manuel Valls, para poner fin a esta huelga "incomprensible" no han tenido efecto.

También en el sector de los transportes siguen las negociaciones en Air France para intentar evitar una huelga convocada entre el 11 y el 14 de junio por cuestiones salariales.

En paralelo siguen las protestas contra un proyecto de reforma laboral del gobierno, que en los últimos tres meses ha llevado a miles de personas a manifestarse y que ha desatado huelgas en los sectores del petróleo, la energía y los puertos, entre otros.

El sindicato CGT, líder de la protesta, anunció que seguirá adelante con sus reivindicaciones y convocó nuevas manifestaciones para este miércoles y jueves y otra a nivel nacional el 14 de junio.

En los últimos días Francia también se ha visto afectada por inundaciones que dejaron cinco muertos y por tormentas que el miércoles seguían activas en el norte del país.

- Seguridad reforzada -

El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, reiteró de nuevo que el gobierno hace "todo lo posible para evitar un ataque terrorista" durante la Eurocopa y que también está preparado para hacerle frente.

A finales de mayo, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) prometió "un mes de calamidades para los no creyentes en todas partes" coincidiendo con el mes del ramadán.

El estado de emergencia, instaurado en Francia desde los atentados de noviembre, estará en vigor hasta finales de julio.

Durante la Eurocopa se desplegarán cerca de 90.000 policías, gendarmes y agentes de seguridad en los estadios y las 'fan zones', un "esfuerzo sin precedentes", según el Gobierno, que también está preparado para posibles enfrentamientos entre 'hooligans' en partidos considerados de alto riesgo como el Alemania-Polonia o el Inglaterra-Rusia.

Por otra parte, el Gobierno lanzó este miércoles una aplicación para teléfonos móviles llamada 'Alerta atentado' que avisa a la población en caso de atentado.

La aplicación está disponible en francés y en inglés y también permite avisar a las autoridades "en caso de sospechas de atentado" o de sucesos excepcionalmente graves.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP