Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un manifestante lanza piedras a las fuerzas de seguridad en el distrito de Djebel Lahmer el pasado 10 de enero en Túnez, durante las protestas en el país norteafricano

(afp_tickers)

Una nueva serie de protestas sacudieron esta semana Túnez, atizadas por el descontento social ante las recientes medidas de austeridad del gobierno.

Las medidas del gobierno estipulan un aumento de precios "dolorosos" pero necesarios para reducir el déficit, según el presidente Beji Caid Essebsi.

- 'Ni miedo, ni terror' -

El 7 de enero grupos de jóvenes se reúnen en la avenida Burguiba en el centro de Túnez, cerca del ministerio de Interior, para exigir que se suspendan los aumentos.

"Ni miedo, ni terror, la calle es del pueblo", gritaban cuando la policía comenzó a dispersar la manifestación según los videos publicados en las redes sociales.

- Comienzo de los disturbios -

El 8 de enero las protestas degeneran en violencia luego de la muerte de un hombre durante una manifestación en Teburba (oeste de Túnez). Decenas de personas son detenidas, once policías resultan heridos y varios edificios públicos fueron dañados en choques nocturnos en varias ciudades.

En Kaserin (centro), unas decenas de jóvenes incendian neumáticos y lanzan piedras a la policía que responde con gases lacrimógenos. En Sidi Buzid (centro), luego de una manifestación pacífica, se bloquean brevemente las calles con piedras y ruedas.

- Despliegue del ejército -

El 9 de enero más de 200 personas son detenidas y decenas heridas en una nueva noche de violencia.

En Sidi Buzid los manifestantes cortan calles, lanzan piedras y la policía responde con gases lacrimógenos. Se registran incidentes en Kaserin, Gafsa (sur), Jedaida (norte) y varios barrios humildes de Túnez.

Según el ministerio de Defensa, el Ejército fue desplegado alrededor de los bancos, oficinas postales y otros edificios gubernamentales sensibles de las principales ciudades del país.

El partido islamista Ennahda, miembro de la coalición en el poder, advierte a los que "ofrecen amparo político que justifique actos de violencia y de vandalismo". El poderoso sindicato UGTT condena "la violencia y saqueos" y pide "protestar de manera pacífica".

- 'Vandalismo' -

El 10 de enero por la noche se registran incidentes en Siliana (noroeste), Kaserin, Thala y Sidi Buzid, así como en varios barrios de Túnez y de Teburba. Se suspenden los trenes en algunas zonas luego de que una formación fue atacada en un suburbio sur de Túnez.

El primer ministro Yusef Shahed condena el "vandalismo" que favorece "los intereses de las redes de corrupción" que "debilitan al Estado". Acusa al Frente Popular, formación de izquierda opuesta a las medidas.

El 11 de enero en Siliana decenas de jóvenes lanzan piedras a la policía. La situación regresa a la normalidad en Kaserin, Thala, Teburba y Sidi Buzid.

El Frente Popular pide al primer ministro "hallar soluciones para los jóvenes".

- 800 detenidos -

El 12 de enero Amnistía Internacional pide a la policía que "no emplee una fuerza excesiva".

Unos centenares de personas manifiestan en Túnez y en Sfax (centro) para protestar contra el presupuesto y reclamar su revisión.

Según el ministerio de Interior unas 800 personas fueron detenidas desde que comenzaron las protestas.

El 13 de enero el presidente Beji Caid Essebi tiene previsto recibir a los partidos de la coalición gubernamental, los sindicatos y las organizaciones patronales para analizar cómo salir de la crisis.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP