Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Las sanciones deprimen la economía en la frontera Corea del Norte-China

El comercio con Corea del Norte provocó un auge económico en Dandong y se construyó una zona económica de cooperación a orillas del río Yalu, que marca la frontera

(afp_tickers)

En el lado chino de la frontera norcoreana, las sanciones de la ONU contra el programa nuclear de Pyongyang apalean a la economía. Una fábrica desierta, los restaurantes cerrados y las viviendas vacías dan fe de su dependencia de los trabajadores de Corea del Norte.

La repercusión es patente en Dandong (noreste), la ciudad fronteriza por donde transita la mayor parte del comercio bilateral.

En una fábrica textil, las máquinas de coser están paradas: las costureras norcoreanas tuvieron que regresar a su país, en aplicación de las sanciones de la ONU.

El comercio con Corea del Norte provocó un auge económico en Dandong y se construyó una zona económica de cooperación a orillas del río Yalu, que marca la frontera.

Pero el inmenso puente de cuatro carriles que conecta con Corea del Norte sigue sin inaugurarse tres años después del final de las obras. La obra costó casi 290 millones de euros.

Pekín, principal apoyo económico y diplomático de Corea del Norte, votó en 2017 varias tandas de sanciones en la ONU en respuesta a los ensayos nucleares y a los disparos de misiles norcoreanos.

"En la economía de Dandong y en la vida cotidiana del habitante medio, el impacto es claro", afirma Lu Chao, investigador en la Academia de ciencias sociales de la provincia de Liaoning (nordeste). "El comercio con Corea del Norte era un pilar de la economía local".

El empresario Lin, al frente de una planta textil, lo sabe muy bien. Él se instaló en Dandong movido por las oportunidades económicas y el bajo coste de la mano de obra norcoreana.

- 'Un dios' -

"Los norcoreanos son disciplinados y trabajadores", estima el empresario, que prefiere no dar su apellido. El año pasado él contrató a 100 costureras de Corea del Norte, de entre 18 y 32 años. Llegaron el 1 de septiembre.

El contrato firmado por Lin detallaba las condiciones laborales: un dormitorio común limpio, tres duchas de agua caliente semanales y dos momentos por semana para "estudiar las políticas y venerar" al líder norcoreano Kim Jong-un.

"Consideran a su dirigente como a un dios", cuenta el empresario.

Antes Lin enviaba telas a Corea del Norte, donde las costureras locales confeccionaban chaquetas y abrigos y luego los traía a China. Como las primeras sanciones de la ONU prohibían esta práctica se decantó por traer a las obreras norcoreanas a Dandong.

Las últimas medidas de la ONU ordenan la vuelta a casa de los trabajadores de Corea del Norte, un desastre para su fábrica, que hoy está casi vacía, por falta de mano de obra china competente y barata.

Según él, de los 30.000 norcoreanos que aún trabajaban en Dandong en agosto, 6.000 volvieron a su país.

- Singapur y tractores -

En la zona económica de cooperación, la mayoría de los apartamentos y restaurantes están vacíos.

"No hay nada", lamenta Yue Yue, una empleada de una agencia inmobiliaria situada en la "Ciudad Singapur", un complejo residencial de alta gama. Sólo se vendió un tercio de las viviendas y el precio del resto se tuvo que bajar un 30%, explica.

En aplicación de las sanciones de la ONU, las empresas norcoreanas presentes en China tuvieron que cerrar en enero. Entre ellas, muchos restaurantes. Esto afecta a aproximadamente el 90% de la mercancía importada de Corea del Norte. Y las últimas medidas afectan a los cargamentos que cubren la ruta en sentido inverso.

Wang Xueliang, a la cabeza de la compañía comercial Dandong Balance, asegura que ya no puede enviar tractores, camiones y coches al país vecino.

Antes vendía una o dos unidades por mes a clientes norcoreanos, que pagaban en yuanes o en dólares. Pero, según él, China prohibió al comienzo de enero todas las ventas de vehículos a Corea del Norte.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes