Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El empleado de la tienda Hyper Cacher de París que salvó a varios clientes judíos, Lassana Bathily, posa el 16 de diciembre de 2015 con el libro que escribió titulado 'No soy un héroe'

(afp_tickers)

Muchos lo consideran un héroe. Hace un año, Lassana Bathily, un inmigrante indocumentado musulmán, salvó a varios judíos retenidos por un yihadista en un supermercado kósher de París.

La acción del joven de origen maliense, que ahora tiene 25 años, fue la nota positiva de los tres días de ataques que golpearon la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo y un supermercado kósher, con un balance final de 17 muertos.

"Aquí esta mi francés preferido", dijo efusivamente el presidente François Hollande, cuando lo recibió en el palacio del Elíseo el 25 de enero, después de que se le concediera la nacionalidad francesa.

La historia de un musulmán que salvó a varios judíos durante el ataque se convirtió además en símbolo de la diversidad y la fraternidad en Francia.

"Yo no soy un héroe", replicó el joven, una frase que utilizó como título para su libro que saldrá a la venta el miércoles, en el que narra la incomodidad que le produce esa calificación.

"Al día siguiente me metí en Facebook y tenía 800 solicitudes de amigos", dijo a AFP en una entrevista reciente.

El 9 de enero de 2015, Bathily, empleado de la tienda Hyper Cacher, estaba a punto de terminar su turno. Mientras desempacaba algunas mercancías en el sótano, escuchó el tiroteo iniciado por Amedy Coulibaly, que dijo actuar en nombre del grupo yihadista Estado Islámico. Mientras Coulibaly tenía como rehenes a varios clientes en la primera planta, unas 12 personas bajaron a cobijarse en el sótano.

Bathily les abrió la cámara frigorífica y les ofreció escapar utilizando el montacargas, pero los clientes asustados se negaron, ante lo cual el trabajador huyó solo, tras desconectar la luz y el motor del congelador.

"Mi corazón latía tan fuerte que tuve miedo que se escuchara", dijo.

Una vez fuera, ayudó a la policía a dibujar un plano de la tienda para preparar el asalto en el que unas horas más tarde fue abatido Coulibaly.

Pero algunos dicen que calificar a Bathily de héroe es una exageración de los medios y de las autoridades que buscaban tener alguna historia feliz en medio de la tragedia.

"En ningún momento, en el sótano, vi a Lassana Bathily realizar un acto heroico", dijo al diario Liberation Yohann Dorai, que afirmó que fue él quien cortó el cable del congelador donde estaba refugiado.

Bathily no entró en polémica.

"Si ahora dicen que no hice nada por ellos, ese es su problema. Yo no voy a entrar en ese juego", afirmó.

- Un héroe en Malí -

Cuando se le concedió la nacionalidad francesa, Bathily cumplió un sueño que tenía desde su infancia, cuando vivía en un pueblo ubicado en la frontera entre Malí y Senegal.

El presidente de su país, Ibrahim Boubacar Keita, lo felicitó y dijo que mientras su compatriota, Amedy Coulibaly, había "arrastrado la bandera por el suelo", Bathily la había levantado.

Ese 9 de enero, Bathily también perdió a su amigo Yohan Cohen, a quien llamaba cariñosamente 'Boss-Boss' (jefe), que fue abatido junto a otras tres personas por Coulibaly. Dos días más tarde se enteró de la muerte de su hermano de 19 años, que estaba enfermo desde hacía mucho tiempo.

Después, el revuelo mediático se aplacó. Lassana Bathily dejó el albergue para jóvenes trabajadores donde vivía por un alquiler social y consiguió un trabajo en la municipalidad de París.

Sin embargo, unos meses más tarde, la muerte volvió a su mente. La noche de los atentados del 13 de noviembre, "no estaba lejos del Bataclán", la sala de conciertos donde murieron 90 personas a manos de tres yihadistas, recordó. "Al darme cuenta de que volvía a haber otro ataque, corrí como todo el mundo", contó.

El viernes siguiente, otro ataque golpeó el hotel Radisson Blu de Bamako, la capital maliense, donde se había alojado durante su visita.

Lassana Bathily dice que no tiene miedo. Continúa estudiando francés con el sueño de convertirse en profesor y creó una asociación humanitaria con su nombre. "Es necesario que seamos solidarios, que permanezcamos unidos", aseguró.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP