Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La escritora colombiana Laura Restrepo en rueda de prensa en Bogotá, el 23 de febrero de 2004

(afp_tickers)

La migración "es el gran dilema sin resolver" de la humanidad, afirmó la escritora colombiana Laura Restrepo, quien mostró preocupación por la posibilidad de que los emigrantes puedan convertirse en chivos expiatorios tras los ataques en París.

"El nuestro es un planeta en el camino. Media humanidad ha sido erradicada de sus lugares de origen y anda traspasando fronteras, en busca de lugares donde la vida sea posible", dijo Restrepo en entrevista a la AFP en Miami, donde la noche del domingo inauguró el programa iberoamericano de la Feria del Libro.

Restrepo presentó la edición en inglés de su última novela, "Hot Sur" --que narra las aventuras y desventuras de tres colombianas que emigran ilegalmente a Estados Unidos--, en el día inaugural de la feria, una de las más importantes y la única bilingüe en en el país, en la que este año participan unos 80 autores iberoamericanos.

Con las noticias aún frescas de los atentados que causaron al menos 129 muertos y más de 350 heridos el viernes en París, Restrepo dijo que "uno de los temores es que esa racha atroz de terrorismo revierta en una ola también de xenofobia y de rechazo al extranjero en general".

Por la violencia en sus países de origen, cientos de miles de personas deben salir "con una mano adelante y una detrás a buscar destino, tienen el coraje de echarse a andar por los caminos", dijo Restrepo, ella misma emigrante colombiana que ha vivido en varios países hasta su residencia actual en los Pirineos españoles.

"Parte del miedo es que esta oleada de terrorismo indiscriminado y prácticamente inmanejable revierta en odio hacia esas personas tan necesitadas de que se les abra las puertas y se las mire sin recelo", señaló la popular escritora.

- Los muros asfixian -

Antes de los atentados, ya Europa se esforzaba por manejar la llegada masiva de migrantes, en su mayoría de Siria, y el temor es que ahora los países pasen el cerrojo.

"El que cierra las puertas y levanta muros, no solamente está dejando por fuera a los que vienen, sino que se está encerrando a sí mismo, y una cultura se asfixia cuando se cierra", dijo Restrepo, autora de libros como "La isla de la pasión", "La multitud errante", donde también tocó el tema de los desplazados, y "Delirio" (Premio Alfaguara 2004).

Restrepo criticó también el debate migratorio en la campaña hacia la Casa Blanca, donde varios precandidatos presidenciales, con el magnate Donald Trump a la cabeza, muestran un discurso de mano dura ante los inmigrantes sin papeles y favorecen su deportación.

"Cruzo los dedos para que no se conviertan los migrantes en una especie de chivo expiatorio a los que se les echa la culpa de todo, y que la persecución al extranjero, el odio por el extranjero, la desconfianza por el migrante, no se convierta en el gran motor que elija presidente en este país", afirmó Restrepo.

- La audacia del emigrante -

En "Hot Sur", la protagonista María Paz sufre "las situaciones más difíciles imaginables" y va a parar a la cárcel, pero también "saca músculo" y muestra "tenacidad para salir del hueco", y eso era lo que le interesaba resaltar en la novela, dice Restrepo a la AFP.

"Quería que la novela captara la audacia de quien sabe que el mundo es suyo, y sale a tomárselo. Porque así es, por más de que intenten separar a la gente con fronteras, y declarar ciudadanos de primera y ciudadanos de tercera", señala.

El detonante de la novela, dice la autora, fue una anécdota de un grupo de niños mexicanos que cruzan la frontera con Estados Unidos para jugar un partido de fútbol y luego regresan, desafiando a las autoridades migratorias.

También fue clave la correspondencia que Restrepo ha mantenido por más de tres décadas con un colombiano preso en Estados Unidos, al que solo identifica como Javier.

"Hot Sur", de hecho, está dedicada a "Javier, que pasa los días de su vida en una cárcel de Estados Unidos".

Restrepo dice que espera conocerlo personalmente "una vez que esté fuera de las rejas".

AFP