Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, durante una reunión con su homólogo alemán, Sigmar Gabriel, en Moscú, el 9 de marzo de 2017

(afp_tickers)

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, confesó este jueves que ponía especial cuidado en no llevar encima su teléfono móvil mientras negocia asuntos "sensibles" para evitar ser escuchado por la CIA, la agencia de inteligencia de EEUU.

Lavrov, habitual de las negociaciones de temas internacionales complejos como la guerra en Siria, el conflicto ucraniano o el programa nuclear iraní, fue interrogado sobre las revelaciones de WikiLeaks acerca de un programa de pirateo de la CIA que permitía, por ejemplo, transformar un televisor o un teléfono inteligente en un dispositivo de escucha.

"Personalmente, me esfuerzo en no llevar conmigo el teléfono cuando tengo negociaciones que implican temas sensibles", declaró Lavrov en una rueda de prensa con su homólogo alemán, Sigmar Gabriel.

"Y, de momento, parece que esto ha hecho que no me vea en una situación desagradable", agregó el jefe de la diplomacia rusa.

"Los piratas de la CIA pueden penetrar en los teléfonos inteligentes, en los televisores, pero también -he oído decir- en los frigoríficos, con el fin de crear problemas en las redes de electricidad", ironizó.

WikiLeaks, que asegura haber publicado cerca de 9.000 documentos procedentes de la CIA, afirmó que la agencia de inteligencia ha desarrollado más de un millar de programas maliciosos (virus, troyanos y otros programas) capaces de infiltrarse y tomar el control de aparatos electrónicos.

Estos programas atacaron iPhones, aparatos con el sistema operativo Android (de Google) -como el que supuestamente utiliza el presidente de EEUU, Donald Trump- o por el popular Microsoft, o televisores conectados de la marca Samsung para transformarlos en dispositivos de escucha y espiar a sus usuarios.

La CIA también se interesó en la posibilidad de tomar el control de vehículos gracias a sus útiles electrónicos. La CIA acusó a WikiLeaks de ayudar a los adversarios de EEUU al revelar estos métodos.

AFP