Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Marine Le Pen habla durante el congreso de partidos populistas y de ultraderecha, este sábado 21 de enero en la ciudad de Coblenza, al oeste de Alemania

(afp_tickers)

Marine Le Pen, líder de la extrema derecha francesa, auguró este sábado en un congreso de partidos populistas y de ultraderecha en Alemania una revuelta electoral de los pueblos europeos en 2017, tras el Brexit y el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos.

Con los inesperados éxitos del Brexit y de Trump, "2016 ha sido el año en el que el mundo anglosajón se despertó. 2017 será, y de ello estoy segura, el año del despertar de la Europa continental", declaró Le Pen en Coblenza durante una reunión de los partidos miembros del grupo Europa de las Naciones y la Libertad (ENL) del Parlamento Europeo.

Los electores de Francia, Alemania y Holanda -países donde hay en 2017 cruciales elecciones- "pueden cambiar la faz de Europa", dijo la líder del Frente Nacional (FN) francés.

"Ahora hay que pasar a la etapa siguiente, en la que no nos contentamos con ser una minoría en el Parlamento Europeo, la etapa en la que seremos mayoritarios en las urnas en cada elección", proclamó la política francesa, ante centenares de personas, que la aplaudieron.

Además de confiar en su éxito en la elección presidencial francesa de abril-mayo, a la que es candidata, Le Pen deseó las victorias de Alternativa para Alemania (AfD) de Frauke Petry en las legislativas del 24 de septiembre y de los holandeses del Partido por la Libertad (PVV) de Geert Wildersen en los comicios de marzo.

"Estos éxitos podrían cambiar la faz de Europa, si llegamos al poder en cada uno de los países de la Unión (Europea), y podremos organizar de forma concertada un abandono del antiguo mundo", añadió la dirigente.

En su discurso, Le Pen volvió a atacar a sus habituales blancos, como el euro que "ata" a los Estados, o la "tiranía" de la Unión Europea (UE) y sus élites.

También atacó duramente a la canciller alemana Angela Merkel y su política de acogida de refugiados, "una catástrofe cotidiana" que condujo a la llegada a Alemania en 2015 de más de un millón de migrantes.

- 'Una nueva Europa' -

Geert Wilders, jefe del partido holandés anti-islam PVV, tomó luego la palabra.

"Ayer, una nueva América, hoy Coblenza, mañana una nueva Europa (...) Estamos en el amanecer de una primavera patriótica", dijo el jefe de esta formación que podría ganar las legislativas de marzo.

Paralelamente, 3.000 manifestantes según la policía se congregaron para denunciar esta reunión.

Los manifestantes mostraban imágenes de Hitler y Mussolini y se congregaron vigilados por unos 1.000 policías. Portaban pancartas en las que se podía leer: "Quien se duerme en democracia puede despertarse en una dictadura".

La figura emergente del alemán AfD, Frauke Petry, criticó a la UE que "no quiere pueblos sino poblaciones". También denunció a "los centenares de miles, millones" de migrantes "que invaden nuestro continente".

La organización de este congreso no estuvo exenta de polémica en Alemania, donde el discurso de extrema derecha sigue siendo tabú debido a su pasado nazi.

En el seno mismo de la AfD, algunos dirigentes criticaron la participación de Petry, debido a la presencia de Marine Le Pen. Algunos consideran que la jefa del FN francés es demasiado "socialista" en el plano económico, y otros que sus propuestas son demasiado controvertidas.

AFP