Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva en la cermonia de posesión el 17 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Un tribunal brasileño anuló este jueves una medida cautelar que bloqueaba el nombramiento de Luiz Inacio Lula da Silva como ministro, pero el expresidente seguirá sin asumir, a la espera del resultado de una apelación ante otro juzgado, en un nuevo capítulo de la crisis que amenaza el mandato de Dilma Rousseff.

Por otra parte, legisladores brasileños crearon este jueves una comisión para analizar un juicio de destitución contra la presidenta, acusada por la oposición de haber aumentado gastos sin permiso del Congreso y de tapar agujeros del presupuesto usando bancos estatales en 2014, el año de su apretada reelección, y a inicios de 2015.

El Tribunal Regional Federal (TRF), de segunda instancia, acogió la apelación del gobierno brasileño a la medida cautelar que dejó en suspenso la entrada en funciones de Lula como jefe de gabinete de la presidencia de Dilma Rousseff, un puesto que permitiría que el expresidente (2003-2010) obtuviera fueros privilegiados por su condición de ministro.

La decisión judicial estableciendo la suspensión, que llegó poco después de que Lula asumiera el cargo ministerial, entendía que su nombramiento obedecía al intento de protegerlo de la justicia ordinaria que lo investiga por presunta corrupción en el escándalo de Petrobras.

Pero el presidente del TRF de la región que incluye Brasilia, Cándido Ribeiro, valoró que "la decisión [de bloquear su nombramiento] interfiere sobremanera en las atribuciones del jefe del Poder Ejecutivo de nombrar y destituir a los ministros del Estado, en nítida injerencia jurisdiccional en la esfera de otro poder", argumentó .

Esto no despejó el camino a Lula, pues la justicia federal de Rio de Janeiro aceptó otro recurso para bloquear la asunción de Lula.

La jueza Regina Formisano estimó que el intento de "blindar" a Lula en un ministerio "hiere de muerte el principio constitucional del juez natural y el sistema jurídico brasileño".

La Abogacía General de la Unión (AGU), que defiende al Estado y apeló el recurso en Brasilia, no respondió a las llamadas de la AFP para combatir esta nueva cautelar.

El nombramiento de Lula le procura fueros especiales, y solo puede ser procesado por la Corte Suprema, evitándole comparecer ante el juez Sergio Moro, que lleva la causa sobre el fraude la petrolera.

Lula llegó a tomar posesión del cargo el jueves en una ceremonia con ambiente de mitin político en el que su sucesora denunció maniobras golpistas.

"La gritería de los golpistas no me va a sacar del rumbo ni va a poner de rodillas a nuestro pueblo", declaró la mandataria en el Palacio de Planalto, mientras en el exterior la policía se interponía entre partidarios y adversarios del gobierno.

"¡No habrá golpe! ¡No habrá golpe!", coreaban los asistentes al acto dentro y fuera del edificio.

- El último cartucho... ¿de pólvora mojada? -

La entrada de Lula al gobierno es vista por los analistas como un último intento de Rousseff para evitar la caída del gobierno vía 'impeachment', una herramienta que muchos legisladores opositores ven como la salida institucional más rápida de la crisis.

Una severa recesión económica sin salida visible y las revelaciones de la estafa que asoció empresarios y políticos que le costó más de 2.000 millones de dólares a Petrobras fueron minando a la coalición de gobierno que lidera el PT.

La cámara baja constituyó esta tarde la comisión de 65 legisladores que dará un parecer sobre el pedido de juicio de destitución. La recomendación de ese cuerpo no es vinculante y para que el proceso continúe hacia el Senado, el 'impeachment' debe ser aprobado por dos tercios de los diputados (342 de un total de 513).

De lo contrario, el caso será archivado.

Recomponer la diezmada alianza de partidos que apoyan a Rousseff será uno de los principales objetivos de Lula para frenar el intento de destitución.

El impacto esperado ya había sido eclipsado en la víspera por la divulgación de una llamada telefónica en la que Rousseff le anunciaba al expresidente que se aprestaba a enviarle el decreto de su nombramiento para que pudiera "usarlo en caso de necesidad". La frase avivó la sospecha de que era una maniobra para dotarlo de fueros.

- Poder ejecutivo vs poder judicial -

La revelación de la conversación entre Rousseff y Lula movilizó a miles de personas durante la noche en varias ciudades para exigir la renuncia de la presidenta, reclamo que también hicieron legisladores dentro del propio Congreso.

Las tensiones entre la justicia y el poder ejecutivo se agudizaron cuando Rousseff pasó a la ofensiva y denunció la filtración de la conversación telefónica por el juez Moro.

"No hay justicia cuando las garantías constitucionales de la propia Presidencia de la República son violadas", proclamó este jueves una combativa Rousseff, levantando el entusiasmo de la sala durante el acto en el que Lula permaneció en silencio.

El fiscal a cargo del equipo que conduce las investigación de la llamada 'Operación Lava Jato' (lavadero de autos) en la causa Petrobras, Deltan Dallagnol, salió literalmente a la calle y pidió micrófono en mano que se mantenga la independencia del poder judicial: "Todos somos iguales ante la ley", dijo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP