Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El navío C-Star, fletado por militantes de extrema derecha para luchar contra la inmigración irregular hacia Europa, el 27 de julio de 2017 en el puerto de la ciudad turcochipriota de Famagusta (sureste)

(afp_tickers)

Un tribunal turcochipriota liberó este jueves a la tripulación del C-Star, un navío fletado por militantes de extrema derecha para luchar contra la inmigración irregular hacia Europa, informó un diario local.

Además del capitán, esta decisión implica a su primer oficial, al propietario del barco y a los siete miembros de la tripulación, que fueron arrestados el miércoles, afirmó el periódico Kibris Postasi.

Medios de prensa habían señalado entre las causas de la detención la sospecha de utilización de documentos falsos, sin dar otros detalles.

Pero la tarde de este jueves la televisión pública turcochipriota BRT indicó que se había decidido la liberación por falta de pruebas, y que este mismo día el buque zarparía del puerto de Famagusta.

El C-Star había sido fletado por las ramas francesa, alemana e italiana de la red europea Generación Identitaria (GI).

El grupo de extrema derecha denunció que su navío ya había estado bloqueado una semana en el canal de Suez, porque algunas oenegés acusaron a su propietario de "haber transportado a migrantes".

Sin embargo, las autoridades egipcias registraron la embarcación y no hallaron nada, indicó a la AFP Clément Galant, responsable de la rama francesa de GI, que denunció nuevas "presiones" por parte de una oenegé en Chipre.

Según el Kibris Postasi, 20 personas que estaban a bordo del barco y que dijeron ser estudiantes fueron trasladadas al aeropuerto. El diario se limitó a indicar que cinco de ellas habían presentado una solicitud de asilo.

Algunos miembros de la tripulación eran srilanqueses que estaban siguiendo una "formación" en el barco, indicó Galant, que aseguró que no se trataba de migrantes "irregulares".

La operación de GI, muy criticada por las ONG, persigue interceptar y reconducir hacia Libia a los barcos que transporten migrantes indocumentados.

Sin embargo, los guardacostas italianos consideran que este país no puede ofrecer ningún "puerto seguro" conforme al derecho marítimo, y organizan el traslado a Italia de los migrantes rescatados bajo su coordinación.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP